El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: Cáncer

Con la Fe de @artecar24 y @senovilla_jfs

FePasado un tiempo, con la losa que representan los años en este pequeño mundillo dospuntocerista en el que todos y cada uno de nosotros se refugia de vez en cuando para intentar arreglar el mundo que nos rodea, el verme escribiendo a la estela de una iniciativa que aborda algo tan abstracto, personal, e intransferible como lo es la Fe y lo que ella pueda significar para cada uno, lo hace a servidor plantearse hasta qué punto está dispuesto a romper con los dogmas que yo mismo me impuse hace unos años y en cuyo punto primero figuraba un explícito y contundente: “no participar en panfletadas”.

Y les digo esto porque no me negarán ustedes que esto de hoy, lo de hablar de la fe, no es una panfletada con todas las letras, cuya cuna de nacimiento está entre dos mentes maravillosas y privilegiadas del mundillo en que nos movemos a golpe de teclado, las de Senovilla y Ángel

Pero después uno lee a otros compañeros de viaje que hicieron los deberes con tiempo, no como servidor que siempre escribe a pecho descubierto y casi sin repaso ortográfico previo a la publicación de los artículos, y descubre que esa tenue neblina que se interponía entre la realidad real y la ficticia que yo tenía por verdadera, se disipa y se confunde hasta convertirse en una pequeña realidad que servidor nunca quiso ver. Uno descubre maravillado que entre el negro y el blanco existe no sólo un gris, sino millones de ellos. Y de golpe recuerda atontado que incluso el blanco, como dijo su maravillosa mujer hace un tiempo, tiene multitud de tonos diferentes que sólo las mujeres son capaces de apreciar y de los cuales los hombres estamos privados de su disfrute por andar nuestra única neurona de cabeza en cabeza, sin más labor que la de satisfacer deseos sexuales…

Si de algo ha servir este post ha de ser para agradecer a personas que de verdad luchan por cosas el que continúen haciéndolo, aún cuando la indiferencia de los demás sea un muro contra el que choquen a diario.  Marcelino Madrigal sería un buen ejemplo de ello, aún cuando en coincidencia con éste abstracto día que se nos presenta ante las narices, a él le haya dado por escribir a cerca de algo intrínsecamente opuesto a la dogmática Fe, la pérdida.

Otra posibilidad sería el agradecer a personas como nosotros el que nos cuenten en sus blogs sus ganas de superación, su capacidad para levantarse cuando caen tumbados por los golpes de la vida, o su necesidad de salir adelante tan sólo porque a ellos les sale de donde no se menta nunca en los lugares cultos como éste que leen hoy.

Entre ellos se encontraría Arena, una mujer como la copa de un pino cuyo blog ha pasado en meses de ser una simple bitácora personal a convertirse en un oráculo del conocimiento y la lucha contra el cáncer, en el que quienes quieran, pueden sentir las ganas de vivir que tiene alguien que se enfrenta de verdad a la muerte. Maravillosas personas que hacen de los minutos que les cuesta escribir en su blog todo un compendio de sentimientos destinados únicamente a infundirse en el alma de sus necesitados lectores.

Otros que se deberían llevar agradecimientos varios serían ciudadanos como Manolo. Personaje donde los halla, que hasta sentado en la taza del wáter consigue un feeling especial, y que nos indica cada día el camino de la locura con un inmenso repertorio de descabellados sarcasmos que se afilan con cada lectura y cuyo principal destinatario es siempre quien más dañino ha sido para él. Ciudadanos anónimos que hacen de sus blogs un lugar de desahogo doméstico y que infligen, en el sentido opuesto de la palabra, multitud de carcajadas derivadas de sus penosas y casi siempre desternillantes aventuras diarias.

Son dos ejemplos estos que os acabo de mostrar de todo un  repertorio de millones de blogs que sirven para multitud de cosas además de para opinar. Blogs donde se nos enseña a amar la vida, a luchar contra las desgracias, a vivir de verdad en la vida unopuntocerista en la que sí, una célula rebotada puede poner patas arriba todo nuestro sistema inmunológico. Blogs donde uno puede descubrir que también es verdad aquello de que siempre hay alguien que está peor que tú. En definitiva, blogs donde se demuestra que nosotros no somos el centro del universo, pero en donde principalmente queda plasmado que tampoco es cierto aquello de que somos los únicos que sufrimos.

Y es entonces cuando uno agradece a personajes como Senovilla o Ángel, el que dieran el paso para animar a sus coleguillas a escribir la panfletada ésta de la Fe. Es entonces cuando uno, servidor de ustedes, recupera la fe en aquello que una vez tildó de revolución social y que después enterró entre Redes Sociales y pajarracos azules. Es entonces cuando uno redescubre que tras todos aquellos blogs que diariamente lee, hay algo más que un bot tontaco que aporrea su teclado. Es cuando uno recupera la fe en los autores de todos ellos.

Anuncios

La hija enferma #SarayLi

Sin duda alguna todos ustedes se podrán hacer cargo, aún sin haberlo sufrido nunca en sus carnes, de lo doloroso que debe resultar el ir a buscar un hijo a los confines del mundo y encontrarlo enfermo y necesitado cuando al fin está en casa junto a uno. Lo duro que debe ser ver cómo la ilusión de toda una vida, esa niña tan ansiada y deseada rescatada de los confines del mundo, se marchita poco a poco aquejada de una enfermedad que pocos se atreven a mencionar por pudor, dolor y angustia. El lacerante impás que uno debe sobrevivir al ver a la niña de sus ojos extinguirse como una vela que nació casi sin cera.

La niña a la que nos referimos en una preciosidad llamada Saray Li. Princesa aquejada de un cáncer provocado por un tumor cerebral, que lucha de manos de sus padres Manoli y Beni para ganarle la batalla a la muerte, que no el olvido, y disfrutar así de una vida que a todos nos aguarda paciente al filo de las campanadas de cada Noche Vieja. No ha tenido suerte la niña con los tratamientos convencionales y por ello ahora sus padres han decidido probar con los alternativos. Pero en ese terreno hace falta algo más que ganas de vivir, hacen falta posibles que no tienen y que se ven obligados a pedir.

Pero no sólo se trata de pedir, quieren difundir el valor y las ganas de vivir de su niña y por eso han creado todo un tejido social dospuntocerista alrededor de su querida princesa del viento.

Son  tres formas cualquiera para difundir una historia de lucha que se hace más épica tanto en cuanto la protagonista no levanta aún dos palmos de tierra, pero que como ocurre con todos los niños enfermos, nos da lecciones sobre cómo vivir nuestros sueños y cómo amar esa vida que a veces despreciamos.

No hace falta que hagan mucho. Basta con que lean un poco, se interesen por ello y actúen en conciencia. Hay veces en que las obviedades es mejor obviarlas por definición. Ustedes ya saben a estas alturas qué es lo que esa familia necesita. En sus manos está ayudarlos dentro de sus posibilidades o facilitar en sus blogs que más personas sepan de su lucha.

Gracias Ángel por pasarme el enlace.

¿Qué es el cáncer?

Muchas veces me he preguntado si el centrar el blog solo en las cosas que afectan a Internet, como la pornografía Infantil y las webs pro-Ana y mía, era la decisión más acertada que podía tomar. Hoy he escuchado una entrevista en la radio. El protagonista, cómo no, ha sido un saludable chaval de dieciocho años que padeció Leucemia a los quince.

La sorpresa me la he llevado, aunque se que no es tanta sorpresa si lo pensamos detenidamente, al comprobar la extrema madurez que alcanzan los pacientes de dicha enfermedad una vez la han superado, e incluso cuando luchan contra ella.

Sin duda, ese chico era mil veces más maduro que cualquiera de nosotros. Y no porque hablara bien, sino porque aprendió a valorar la vida. Es más, según sus propias palabras, parece que todo el concepto de la palabra “vida” se transformó al instante en la primera consulta del médico que visitó.

Pero como muchas veces pasa, antes de adentrarnos en este nuevo frente del que alardeará este blog, vamos a responder a la pregunta que da título a esta entrada. El vídeo, cómo no, nos lo ofrecen desde todocancer.org.

Una vez ya sabedores de lo que es el cáncer, y conocedores como somos de lo devastadora que puede ser la susodicha enfermedad, nos queda solo fijarnos en nosotros mismos.

¿Qué hay que hagamos, yo lo hice hace mucho tiempo, y que nos perjudica no solo a nosotros, sino a nuestros hijos? Pues si, fumar. Para que nos hagamos una idea exacta de la dimensión del problema, el cáncer de pulmón es la mayor causa de mortandad de esta enfermedad.

¿Y quién mejor para hablarnos de este tipo de cáncer que ellos?

En mi familia, que yo sepa, ha habido dos casos de cáncer, mi abuelo con un cáncer de laringe y un tío con un cáncer de boca. También una amiga murió hace un tiempo de Leucemia y dejó atrás una vida entera junto a su familia, amigos, y novio. Seguro que todos y cada uno de nosotros hemos conocido a alguien que lo ha sufrido, o está en pleno proceso de superación. Uno de los primeros pasos que hay que inculcar en nuestras cabecitas, es que de momento, fumar, nos afecta ya no solo a nosotros, sino a los niños que están a nuestro alrededor.

Pero como no pretende este ser un post negativo sobre esta tremenda enfermedad, he decidido dejaros con el testimonio de algunas mujeres que ya superaron un cáncer, en este caso de mama, y que están aquí para contarlo.

Porque como dice la Mari, lo mejor para luchar contra el cáncer es no deprimirse.

Un beso y un abrazo, para aquellos que en estos momentos luchen contra ese enemigo silencioso. Sin duda, el positivismo, las ganas de vivir y el afecto de los familiares de todos vosotros, os ayudarán a superar este duro trago que la vida os ha puesto delante. Bebedlo sin temor, porque dentro de uno o dos años seréis vosotros, que no yo, quienes ayuden a otros a enfrentarse a esa enfermedad, donde los único capaces de aconsejar, son los que ya la han superado.