El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: autores sin blog

Bloguer invitado: Joaquín.

El amigo Joaquín nos mandó hace ya dos semanas esta historia para participar como Bloguer Invitado y, al igual que yo, espera que le digáis qué tal os parece su relato.

Puede que Joaquín ya se haya olvidado de que nos mandó la historia, pero aquí en El Mosquitero no nos olvidamos de ninguno de nuestros Bloguers Invitados, más cuando ya no nos queda ninguno en espera.

Por ello y antes de dejaros a solas con su historia, digna sin duda alguna de haber participado en el CETH, os recuerdo que podéis participar como Bloguers Invitados siguiendo estas sencillas reglas que están redactadas de forma que todos, absolutamente todos, podáis participar de una iniciativa que me gustaría que tuviese tanta o más aceptación que el mismísimo CETH.

Os dejo con Joaquín y su relato:

NIÑO ABURRIDO

Todo empieza con una familia en un comedor : los abuelos durmiendo como siempre , el perro comiendo las sobras que dejaron de hace una semana , el padre viendo TV mientras la mujer discute sobre porque tiene que hacer todo ella mientras el padre dice que él llega cansado siempre de trabajar y está harto de oír sus quejas.Este caso suele ser muy típico en muchas familias pero en esta sala se me ha olvidado mencionar a una persona ; un niño de 10 años que está aburrido de su vida , un niño que desearía vivir una fantasía , un niño que desearía volar y ver cosas nunca vistas. El niño está sentado en una mesa de piedra , está con un folio y sus crayones al lado , de repente coge los crayones y empieza a dibujar. A medida que va dibujando ,se va imaginando cosas.

En su imaginación el niño está en un pasillo , un pasillo muy muy largo y aunque sigas y sigas nunca lo acabarás . Sin embargo está lleno de salidas , es decir , puertas secretas camufladas entre el musgo que hay por las paredes . De repente el niño abre una puerta , se oye una cascada pero al entrar simplemente hay un desierto , sin agua ,sin gente , solo él. La cascada la sigue oyendo , siente como cae y cae montones y montones de agua , aunque sus ojos ven un desierto con alguna que otra piedra picuda pero al fin y al cabo arena. El chico camina y camina por el desierto hasta que de repente ve una pala de puro oro , el niño sin pensarlo empezó a cavar y cavar sin parar , las manos le sudaban y su piel estaba roja de quemarse por caminar sin protección ante ese caluroso desierto. Siguió cavando , cada vez se oía más de cerca esa cascada que ahora tanto deseaba tenerla en frente para beber un sorbito de esos chorros y chorros de agua que se oían caer. El niño cavaba y cavaba sin parar hasta que la arena se movió creando un hoyo donde el niño cayó . Ahora estaba en un puente de cristal , era precioso y muy resistente , el niño siguió avanzando hasta acabar ese puente por donde debajo solo había piedras y piedras doradas. Cuando llegó al final del puente el niño siguió por un caminito donde habían flechas que le indicaba a donde ir para no perderse , pero el niño no quería seguirlas , el niño quería correr una aventura y buscar su propio camino y encontrar esa cascada que con tantas ansias la deseaba por lo que se fue por un camino en el que no había ninguna dirección , siguió andando hasta que encontró en medio de ese caminito una puerta , una puerta llena de musgo en la que el niño la abrió y de repente estaba otra vez en ese pasillo que no tiene fin y que está rodeado de puras puertas cubiertas de musgo por las que al abrir cada una de ellas tenía algo especial en su interior.

El niño abrió otra puerta , estaba entusiasmado preguntándose que cosas maravillosas habrían en esta segunda puerta a la que iba a entrar. De repente el niño entró, había un árbol enorme , era el árbol más grande que había visto en su vida , era muy muy verde y era precioso , el único problema era que el niño no podía ver más allá del árbol , ya que el árbol era enorme y ancho , y el caminito era estrecho por lo que las ramas no lo dejaban pasar , y al lado del caminito donde el árbol se encontraba en frente , habían paredes blancas con ladrillos en los que cuando los tocaba el niño se resbalaba. El niño podría haberse salido de esa puerta y entrar a otra pero no quería , tenía mucha curiosidad por ver lo que había más allá de ese hermoso árbol. Por lo que el niño tuvo la idea de trepar por las ramas , siguió subiendo por las ramas , tardó bastante tiempo en llegar a lo más alto pero lo consiguió . Allá , a lo más alto de ese árbol , había un paisaje precioso , el niño estaba asombrado , el paisaje era un inmenso campo de hierba muy muy verde y más allá un lago enorme  en el que habían de todas las especies de animal que te puedas imaginar , los animales estaban en espíritu y en diversos colores , era como el cielo animal , es decir, un sitio sin contaminación , sin seres humanos en el que los pájaros vuelan en el cielo rosado y los ciervos comen de esa hierba tan verde . Era maravilloso , allí los animales estaban en paz y tranquilidad .El niño volvió al otro lado del árbol y al bajar se dirigió a la puerta de musgo , el niño entendió que esa puerta estaba prohibida para los seres humanos.

El niño se encontraba otra vez en el pasillo inmenso y como las dos anteriores veces se metió a una tercera puerta.

En esta tercera puerta no había nada , era todo negro , excepto el pequeño tramo en el que el niño estaba de pie .El niño se quedó extrañado y justo cuando iba a abrir la puerta para volver al pasillo , oye una voz  a lo lejos, una voz de una niña , ella está diciendo \" es horrible , es horrible..\"  el niño se voltea al oír esa voz , de repente , en ese espacio negro que había , se empieza a ver a una niña con un vestido blanco que estaba roto , estaba sentada en un suelo rojo en forma de circulo que se va haciendo poco a poco más grande hasta que deja de hacerse grande. El niño quiere saber porque la niña no para de decir al suelo esas dos palabras que en estos últimos minutos era lo único que escuchaba. El niño no sabía como llegar a ella , como atravesar el espacio en negro para llegar a la niña . El niño se arriesgó y al dar un paso en el espacio en negro y se vio la huella de su zapato de color rojo como el suelo en el que estaba la niña . El niño se dirigió a la niña dejando sus huellas rojas mientras daba pasitos , cuando llegó a ella , el niño se sentó en frente de ella ; ella estaba mirando hacia el suelo , sus rizos dorados le tapan la cara . Al niño le empezaba a asustar esta puerta , pero , aun con ese miedo que tenía en su interior , tocó a la niña y le levantó la cara ; tenía los ojos azules pero por su mirada se notaba que la niña era ciega , su piel muy blanca y sus labios eran rojo intenso. El niño le preguntó , ¿Qué es horrible? , la niña se queda sin contestarle durante 4 segundos y luego  dice \"El dolor que siento , la felicidad que ya no veo..\" , el niño siente pena por aquella niña , intenta buscar alguna manera de como devolverle la vista a esa niña. De repente el niño pensó que toda esa imagen que había en negro , era lo que ella veía en su interior , por lo que lo único que tenía que hacer era crear un hermoso paisaje sin dolor ni penas para que la niña tuviera una vista y una gran felicidad.La única pregunta por resolver era : ¿Cómo crear un paisaje en este espacio negro? , el niño pensó y pensó y se le ocurrió que lo único que veía en esta puerta era silencio y soledad por lo que el niño sin saber porque , empezó a reírse sin parar , y de repente en ese espacio en negro , se abrió un agujero con una luz impactante donde empezó a salir aguas , hierba , flores , mariposas , colores … conforme más se iba riendo , más se llenaba de cosas ese espacio en negro y la niña poco a poco iba recuperando su vista. Todo volaba alrededor ,soplaban vientos muy fuertes , se oían cascadas y se oían risas y risas. Todo se fue colocando en ese espacio que ya no era negro. De repente la niña le sonrió al niño, se levantó , su vestido ya no estaba roto , estaba blanco y muy brillante ,  la niña se va corriendo hacia su paisaje que ahora podía ver con gran felicidad , la niña desaparece entrando en un puente rodeado por un montón de colores como arco iris mientras el agua de una cascada cae.

El niño se alegra y sabe que en esta puerta no le queda nada más por hacer. El niño volvió al pasillo pero de repente las paredes de musgo se estaban rompiendo , el pasillo se estaba abriendo por la mitad , el niño estaba nervioso , sin saber que hacer , de repente todo flotaba menos él que iba cayendo en la nada , es decir , un espacio en negro que no tenía fin. Seguía y seguía cayendo hasta que el niño dejó de imaginar su historia. Ya había acabado su dibujo ,en el dibujo habían pájaros de colores volando por un cielo rosado mientras que en la tierra estaba una niña con rizos dorados dándoles de comer a unas palomas de su mano. Por último más a la derecha del folio había un niño , un niño que caminaba hacia un camino que él mismo creaba con sus pasos y que lo llevarían a grandes aventuras .

Joaquín es autor sin blog, por lo que todo lo que le queráis decir se lo podréis decir aquí, en su entrada particular del blog.

Desde luego ya no podrá decir que no tiene blog, como todos los que participan, esta entrada serás su propio microblog particular.

Anuncios

El guerrero, la historia de Pedro

Os dejo la historia que Pedro presenta para el CETHIV. Ha decidido no publicarla en su blog, por lo que nos la ofrece a través de este, que por supuesto es el blog de todos vosotros.

El guerrero

El guerrero levantó la mirada hacia el horizonte mientras caminaba. Siempre hacia el horizonte; esa fue la concisa respuesta del monje cuando le preguntó hacia dónde debía dirigir sus pasos: “Siempre hacia el horizonte”. “Hasta cuándo”, quiso saber el guerrero, “hasta que tu corazón te señale el final”, fue de nuevo la enigmática respuesta del monje. “¡Ese maldito hechicero del demonio y sus misteriosas respuestas!”, pensaba el guerrero al tiempo que se encaminaba hacia el infinito.

Los rayos de sol se le clavaban en la frente como agujas ardientes, sus pies se volvían por momentos más y más pesados, el calor era sofocante y la sed le consumía el aliento hasta secarle incluso el sudor. Desde el principio supo que no sería una buena idea adentrarse en ese basto desierto tan sólo con un pellejo de agua y unas cuantas almendras. “Son un alimento muy energético”, le espetó el monje ante sus protestas, “sí, pero por algo le llamarán fruto seco”, quiso contestarle el guerrero… pero calló y obedeció. Sabía que era lo mejor; o, mejor dicho, sabía que era lo único que podía hacer. Así que allí se encontraba, en medio de la nada, sin apenas agua, con un enorme sol sobre su cabeza y rumbo hacia lo desconocido a la espera de una incomprensible señal que le indicase el final de su camino.

Recordó que en alguna ocasión había oído hablar a un viejo brujo sobre la posibilidad de convertir la orina en agua potable en caso de necesidad, e incluso le explicó cómo hacerlo. Pero de eso hacía mucho, y el guerrero desconfiaba de que fuera posible, además, tal y como le ardía todo el cuerpo, tenía la impresión de orinar directamente amoniaco, así que desechó la idea casi de inmediato. Tendría que conformarse con la confianza que había mostrado siempre el monje hacia sus posibilidades; hasta el momento nunca le había defraudado… claro que aún estaba a tiempo, se decía el guerrero mientras continuaba con sus maldiciones.

En su lento y pesado caminar tuvo tiempo de sobra para reflexionar sobre la última conversación que mantuvo con el monje, antes de partir hacia su insólito destino. “¿Cómo debo comportarme ante los demás, cuál debe ser mi actitud?” le preguntó con curiosidad; “la caridad debe ser tu única guía para con tus semejantes”, fue su lacónica respuesta. Pero cómo podría mostrarse caritativo con los demás el pordiosero en que se había convertido; precisamente era él el que parecía necesitar urgentemente de la compasión ajena.

Pero todas estas dudas y otras muchas que le surgirían durante el arduo aprendizaje que aún le restaba, les serían resueltas más adelante, en el momento en el que consiguiese por fin la impecabilidad más pura y le fuese revelado con total lucidez el gran misterio que gobierna todas las conciencias de este Universo. Hasta entonces, tendría que conformarse con el sacrificio y la confianza, algo fundamental para un buen discípulo que sólo desea convertirse en un guerrero auténtico.

Charovomut con Sudando espero

Charovomut son tres autores que participan conjuntamente en este relato. Son autores tan anónimos, que ni si quiera sabemos con certeza de qué sexo son..

Nos han mandado esta historia para que participe en el concurso. No tienen blog y hasta se les hace complicado dejar un comentario por culpa de internet. Por tanto y aunque aún no lo ha dejado para inscribirse (ya se han apuntado), los apunto. n.

Os dejo con Sudando Espero.

La sensación de sed comenzó a transitar por mi sueño obligando a mi cuerpo a despertar. Poco a poco fui desperezándome entre el sudor y el calor asfixiante, y pude notar la intensa claridad a través de mis párpados. Un extraño ardor penetraba a través de ellos y hacía que sintiera que mis ojos iban a salirse de sus cuencas. Cuando al fin conseguí abrirlos, una luz cegadora me obligó a cerrarlos de inmediato. Fue entonces cuando comencé a sentir que no era mi cama lo que había bajo mi cuerpo; una superficie arenosa y extremadamente caliente era mi lecho.

Mi cuerpo no atendía a las órdenes de mi cabeza. Por mas que trataba de incorporarme, el sudor desprendido por mis poros pesaba cual plomo, lo que imposibilitaba en su totalidad mi movilidad. Fue por todo ello que comprendí entonces que mi cuerpo estaba muerto y Belcebú disfrutaba con mi tortura en su infierno.

Tan elevados eran los grados en el averno que mis entrañas se empezaron a sofocar provocando un vómito de repugnante olor. Pero pese a todo continué con los ojos bien cerrados en espera de un eterno calvario hasta que, de repente, un fuerte estallido en mi cráneo sobresaltó mi resignación. Supuse que había rebasado la antesala de la descomposición y que en breve mi cuerpo empezaría a disolverse por el roce con aquel fuego infernal.

Totalmente atemorizado escuché como los ángeles del infierno se acercaban a recoger los chamuscados restos de mi persona mientras se jactaban de mi desgracia.

Pero mi cerebro debía estar ya muy reblandecido pues entre sus malévolas risas me pareció escuchar ciertas mofas hacia un pobre borracho yacente en la playa al que acababan de propiciar un balonazo. Abrí un ojo y un niño algo rechoncho me escupió agua salada en un ojo, hecho que me devolvió la lucidez. Me levanté ante la mirada de decenas de bañistas y marché a casa.

Autora Charovomutpe

Antea con Del muro por delante

Os presento el relato que Antea me ha dejado en el correo para que lo publique en el blog. Ella es de esas bloguers que no tienen blog, de los bloguers que son dueños de este, de los que hacen que esté vivo. Me complace presentaros su relato:

Llueve y el día esta oscuro,
Oscuro como casi todo…
como todo…
La soledad es Un fallo del cerebro.
No entiende
De distancias
Ni lugares…
La soledad
No comparte mesa con el resto de las emociones…
Lo ocupa todo…
Lo inunda todo…

Era la última vez que miraba a través de la ventana, en aquel ritual de pensamientos remezclados de melancolía y deseos contenidos.
Su maleta esperaba en la puerta de aquella casa, que con un silencio triste, le mostraba su último aliento, acogedor y respetuoso. Aquella casa en la que habían transcurrido los últimos años de su vida, aquella burbuja, decorada hasta en sus mínimos detalles por sus manos, aquella jaula dorada, entorno de su confortabilidad doméstica, de su engañosa seguridad, círculo protector que la había guarecido del mundo exterior, peligroso, acechante, atrayente tras su ventana, no obstante, fascinante a través de los ojos de quien le había descubierto que había vida fuera de aquellas paredes.

Del muro por delante, de las piedras del muro por detrás…Mirase hacia donde mirase había piedras. Las piedras de su muralla, cuando era niña, las piedras del Rio Piedras de Coelho ,que la había hecho en su día temblar de emoción. Ella misma había sido una piedra, una montaña…fuerte, imponente, inamovible, siempre anclada a la tierra, lugar de paso de todos, admirada ,deseada como se desea lo dificil de alcanzar. Había dejado que todos la recorriesen, que reposaran sobre ella cuando estaban cansados, que conociesen la gloria de haberla conquistado, y había dejado que se alejasen de nuevo, buscando nuevos caminos.
Aquel caminante tenía algo diferente que ella nunca había sabido entender, algo que había hecho remover hasta lo más profundo sus cimientos, algo que había resquebrajado tu estructura levantando en oleadas hasta la última arena de su desierto. Al principio pensó que estaba a salvo, firme y segura,y permitió complacida que el caminante arañara la superficie de su piel. No sabía ella que una pequeña fisura en una presa, siempre acaba cediendo a la fuerza del agua, cuando esta, ya imparable, se lleva, arrasando,todo por delante.
El caminante se alejó un día, como todos, buscando nuevos caminos…dejando en ella un revuelo de dolor y ansiedades, de preguntas sin respuesta.
Y ya jamás nada volvió a ser como antes.
Y entonces comenzó a no soportar aquella ausencia de camino
Aquella sucesión de indefinible servidumbre
Y ansió ciegamente disolverse a través del cielo, de las nubes
Mucho antes de saber lo que le esperaba, mucho antes, sabía lo que ya no quería.
Y vació con tristeza sus cajones
Prometiendo no encogerse con el miedo
En silencio, en lo oscuro, muy despacio,
Desechando comprender aquel misterio.
Sus ultimos pensamientos , escritos en un papel unas horas antes , se deslizaron suavemente desde sus dedos hasta el otro lado de la puerta que acababa de cerrar tras de sí, y pensó que nadie entendería, pero no importaba y sonrió.
luego echó un vistazo al muro por delante …
y de nuevo… sonrió.

Llueve y el día esta oscuro,
Oscuro como casi todo…
como todo…
Pero al menos ahora sé que mi camino
Ya no volverá jamás a ser
Un camino lineal…
Y sé que,
Antes de traspasar el umbral que me conduzca a la siguiente estancia
tendré que experimentar algo imposible…

experimentar, asumir, aceptar…
la única razón de la parálisis está en la desesperanza ante una tarea tan enorme…
Por eso…
Perdida,
Temerosa,
Insegura, desesperada,
O bien inspirada,
Animosa,
Generosa, compasiva, comprometida…
La encrucijada es únicamente un punto de decisión…
Cuando tenga la decisión…
Tendré el poder.

Autora original: Antea

Kotori Chan con BLOOOG!!!

Aclarando el tema del autor de este relato.

Amigos blogueros, yo no participo en la iniciativa con un relato, si no que ofrezco mi propio blog para, que aquellos que no disponen de uno, tengan un lugar en el que exponer la historia con la que deseen participar. También este sistema permite a los autores a los que la temática de sus blogs les impide incluir su historia en ellos, poder ofrecer sus fantasías a los demás.

Hay tres o cuatro relatos en esta edición que se han sumado de esta manera y es por eso que debo aclarar el tema. El fallo ha sido mio, ya que se me olvidó poner al autor real al fin al de la historia, cosa que remedio en este mismo momento….jejeje

Y ahora os dejo de nuevo con la historia de Kotori titulada Blooog!!!

“Estaba yo con mi colega Paco revoloteando por la cocina a la espera de echarnos algo en la boca (y es que, aunque normalmente nos conformabamos con cualquier migaja, ese día olía especialmente bien lo que estábamos preparando), mientras recordabamos lo bien que lo habiamos pasado la noche anterior con aquellas chatis. ¡Que pena que solo fuese algo de una noche!, la Ines estaba muy buena…. Bueno, a lo que iba.

La casa estaba en silencio, aunque la comida estaba al fuego. Solo se escuchaba de fondo, por debajo del ensordecedor ruido de la campara de extracción, la tele, que seguramente se había dejado encendida el peque. Como estabamos hambrientos y aún teníamos que esperar, decidimos hacer más llevadera y amena nuestra espera en el salón, y para allí nos fuimos.

Me recosté en la butaca orejera de terciopelo que ya tenía gastada de tanto usarla, que había en un extremo del salón. Mientras, Paco miraba unos folletos de propaganda que habían dejado sobre al mesita.

Andaba yo enfrascado en aquel nuevo programa que realmente parecía interesante, cuando de repente, sin previo aviso BLOGGG!!!!!!! un ruido seco y atronador hizo retumbar la habitación.

Cuando me quise dar cuenta, una hoja de papel en blanco enrroscada en forma de canutillo se dirigía a toda velocidad hacia mí. Lo único que me dio tiempo a ver antes de salir a toda pastilla de allí, fue al pobre Paco aplastado en uno de los lados. El no había tenido tanta suerte….”