El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: Formula 1

Alonso, mi piloto ex-favorito

No piensen ustedes que servidor es un anti-Alonsista. Más bien deben pensar en lo que ustedes prefieren cada vez que se ponen frente al televisor dispuestos a seguir una carrera de F1.

Fernando-Alonso-Scuderia-Ferrari-Marlboro-GP-de-Australia-Melbourne-Fórmula-1-2010-©-Scuderia-Ferrari- Yo he sido un fiel seguidor de Alonso desde que comenzara, pero una cosa es seguir a alguien que se supone hace bien las cosas, y otra muy distinta es hacerlo cuando las pruebas te demuestran que al final no es más que otro piloto del montón. Un piloto que no arriesga para nada el coche y cuyo pilotaje se limita a un buen ritmo de carrera y los adelantamientos en el pit-stop.

Y no, no soy seguidor de Hamilton, pero ya que lo mencionan les diré que hoy he visto cual es la diferencia entre uno y otro.

Nada más comenzar la carrera Alonso se ha quedado detrás de Rosberg y otro tanto le ha pasado a Hamilton con Weber. La diferencia que ha quedado patente entre los dos está en que mientras que Alonso se ha prestado gustoso (o al menos se ha resignado sin pelea alguna) a realizar el trenecito, que en todos los Grandes Premios acaba por aparecer, Hamilton se ha peleado con Weber, enseñándole el morro tanto por derecha e izquierda, hasta que al final la clara superioridad de los Redbul ha quedado patente y no ha podido más que ver como el culo del coche de Weber, el segundo de la escudería de los de la bebida energética, se alejaba contento y feliz ante su, de nuevo demostrada en pista, superioridad frente a los demás.

Y peor me lo han puesto hoy en la sexta cuando, de golpe y porrazo y sin que sirva de precedente, se han prestado, cual perrito faldero, ha elaborar un reportaje con el que defender a Alonso de quienes como yo ahora creen que éste no es el mismo que ganó los dos mundiales con Renault.

Se pueden ahorrar ustedes hoy los vómitos aforofados y faltos de razonamiento.

Basta con que vean de nuevo el comienzo de la carrera, y otras tantas situaciones similares en las que Alonso se ha visto inmerso, para que comprueben que todo cuanto yo les he dicho aquí es, si no una verdad incontestable, sí una verdad a tener en cuenta.

Alonso, muy a mi pesar, ya no pasa de ser un piloto de trenecito como tantos otros, a no ser que deje ese exceso de prudencia que lo caracteriza en el motor-home y se dedique de verdad a pilotar un formula uno como Dios manda.

De verdad, me caliento cada vez que veo que en La Sexta excusan a Alonso porque no es capaz de realizar un adelantamiento…

Pd: Y que conste que tanto hoy como el fin de semana pasado creo que a Alonso le perjudicaron los jueces de carrera. Pero de lo que aquí hablo hoy no es de jueces y reglas, sino de simple y llano pilotaje de carreras.

Ha llegado de nuevo la F1

Ya estaba uno deseando que volviera ese circo mediático llamado Formula Uno. Que llegaran los rugidos de los motores, las salidas en tropel de veinte coches, los Safety Car, los semáforos rojos, la incertidumbre, la emoción y el deseo de que alguno que allí corre se estrelle.

1852931185482718b1522e07.11556441-03 Que volviera también el calvo, esas preciosidades de azafatas, ese Renault franchute que ya es el amor de mi vida durante los fines de semana, esos pocos adelantamientos, el vuelta a vuelta, los repostajes, los cambios de ruedas, las sesiones de sofaning.

Uno ve esto de la Fórmula Uno y reconoce ese mismo entusiasmo de un país entero, en aquel recuerdo de los famosos cinco Tours de Induráin.

Pero no creo que sea igual. Al ciclismo lo abandonó la afición cuando Induráin decidió bajarse de la bicicleta. Pero el mayor lastre de todos los que sufrió el ciclismo no fue ese, si no el demencial afán por el juego limpio, que hace que un corredor no pueda tomarse un jarabe para un constipado por miedo a dar positivo por EPO. Por esa manía que los jueces tienen de hacer parecer a estos deportistas más una cuadrilla de yonkis, que eso que son en realidad, deportistas y de los más sacrificados.

Al ciclismo lo mató esa desastrosa pretensión que los medios tuvieron en hacer creer a la afición, que tras Induráin llegaría Olano. Recuerdo cómo en la tele lo vendieron como si ya estuviera asegurado que este pobre hombre sería el nuevo estandarte del ciclismo y cómo tuvo que soportar sobre sus hombros una responsabilidad que le vino grande.

En aquel entonces se promovió el Indurainismo y no el ciclismo en sí.

En esta ocasión, incluso cuando el año pasado Alonso no ganaba carreras, la afición se mantuvo y esta pasó a tener otros favoritos, como por ejemplo los Ferraris, antes tan denostados por ser la escudería del amigo Shumacher.

Y en esta carrera de este Domingo de madrugá, la afición también vio toda la carrera y no dejó la tele, incluso cuando vio que el Renault de Alonso volvía a ser la tortuga a la que ya nos tiene acostumbrados.

La verdad es que creo que al final todo es cuestión de marketing.

Porque qué mejor para un deporte, que tener un equipo contra el que la gente de todo un país se pueda enfrentar. Construir un personaje con el que se consiga que toda la afición se una para bien o para mal.

renault_2009-R29-Formula-1-Car-004_1 copia Con Alonso se ha conseguido que todos quieran que gane, con Hamilton lo contrario. Y lo bueno de esto es lo han hecho tan bien, que da igual que hagan lo que hagan, puesto que todas las posibilidades que se puedan dar mantendrán a los espectadores pegados al televisor.

Y el haber conseguido a un tipo tan joven como Hamilton, le asegura a este deporte que al menos en España, habrá una legión entera de seguidores que se mantendrán frente a la tele solo para ver como Hamilton pierde todas las carreras posibles. Y nos dará igual que gane Alonso o Massa, que Alonso se retire o no, con que el apoderado de Dennis pierda…

MCLAREN F1Y eso me hace muy feliz, porque no tener que estar dependiendo de que un preferido tuyo gane, para poder asegurarte las ganas de ver el próximo Domingo la carrera, te quita un gran peso de encima.

Ahora la Fórmula Uno ha llegado de nuevo, con sus minifaldas, sus circuitos, sus accidentes, sus protagonistas, pero sobre todo y lo que más le alegra a uno, con un tipo como Hamilton, que será todo lo odiable que queramos, pero al que no le podemos negar que es una máquina de correr y un nuevo equipo como el del incombustible Ross Brawn, que ha pasado de hacer ganar a Ferrari, ha hacerlo con su propio equipo de un solo patrocinador.

Y eso que soy Alonsista, pero al Cesar lo que el del Cesar y a Dios lo que le per toque. Y que viva este deporte, pues ha conseguido como todos los deportes de conjunto, lo que ningún político pudo, unir a todo un país entorno a un solo objetivo; el simplón deseo de que Hamilton se estrelle, eso sí, sin que le pase nada de nada.

La tortuga de Alonso

Estos de la cuenta naranja han tenido muy mala ostia al hacer este anuncio justo cuando Alonso es una tortuga con ruedas. Creo que los publicistas se habrán sorprendido al comprobar sus dotes adivinas…jejeje

La tortuga de Alonso

Estos de la cuenta naranja han tenido muy mala ostia al hacer este anuncio justo cuando Alonso es una tortuga con ruedas. Creo que los publicistas se habrán sorprendido al comprobar sus dotes adivinas…jejeje

Alonso cuarto en Melbourne


Espectacular la primera carrera del mundial de Formula 1 en la que Ferrari ha dado no una de cal, si no dos. Impresionante Alonso, que con un coche sin velocidad punta ha sido capaz de conseguir un cuarto puesto que ni él mismo esperaba. Eso si, gracias al reventón del motor de Bourdais que estaba cuarto y a un error de Kovalainen cuando encaraba la última vuelta, ya que se durmió en los laureles tras adelantar a Alonso y se quedó semiparado en plena recta de meta.

Los Sefty Car han perjudicado a Alonso, pero hay que reconocer que sin tantos abandonos en la carrera Alonso no habría estado ni por asomo en esa magnífica cuarta posición.

Los dos Ferraris han abandonado la carrera y el que ha cosechado un resultado inmejorable ha sido Hamilton, que entre tanto contratiempo para sus perseguidores se ha erigido como dominador claro de la carrera.

Increíble Alonso…y eso que no tiene coche. Por lo que se cumple la máxima que dice que “no basta con tener un buen coche, también hay que saber pilotarlo“.

Actualización.

Ya se sabe qué le sucedió a Kovalainen cuando parecía que se despistó. Tocó el botón del limitador de las revoluciones…un fallo a lo Hamilton, que le vamos a hacer…jejeje