El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: videoclip

Música para un #Rescatados con #lineadecrédito

Ayer Mariano parece que sólo soñó con el ‘Rescue me’ de Fontella Bass. Y en cierto modo, si le ponemos ésta música a su intervención de hace unos minutos, no desentona el resultado. Fontella ya nos avisó hace años de lo que Mariano cantaría un día 10 de Junio del 2012 por los pasillos de Moncloa…

’rescue me, and take me in your arms’

Y es que hoy, por lo que parece, es un ‘happy day’ para nuestro Presi. Pues felicidades y a celebrarlo a Polonia. Ya nos quedamos nosotros aquí rumiando nuestra incomprensible ignorancia maestro.

Anuncios

Bankia, pulmones y brankias

Ayer me gustó mucho el corto ‘hablando en plata’, surrealista por otra parte, que protagonizan Ana Teja, Lola Peregrina, Milagros Arenas y Carmen Cordero que tan a las claras pone lo que el resto de las personas humanas parecemos cuando hablamos de la economía actual. Hoy, que me he despertado marchoso, lo he vuelto a ver para reírme un rato y al ver los relacionados me he encontrado con éste.

Al baile están Paca La Monea, La Niña Ninja, Donna y Chari Lee y al cante Pincho de Leche. Son parte de Flo6X8.

Tras el horror de #eurovision

Tras el horror que Eurovisión representa anualmente para todos aquellos que de verdad creemos que la música es algo más que berrear y disfrazarse, os dejo a modo de resarcimiento una actuación de Duffy contando su Syrup & Honey:

Espero que os sirva para alejar de vuestras mentes lo que ayer nos tragamos en la tele.

Cuánto vale nuestro perfil de Facebook

facebook-logo1Bien. Ustedes se estarán preguntando que para qué les interesa conocer el valor bursátil de sus perfiles personales en esta conocida Red Social si no han pensado nunca vender su vida, al menos la cibernauta, a nadie de los nadies habidos y por haber. Pues la respuesta es sencilla; porque ya la están vendiendo.

Ah! ¿que no han leído los términos y condiciones de Facebook? No se preocupen yo les dejo un pequeño ejemplo de cómo se utiliza lo que están ustedes compartiendo con sus amigos:

También recibimos otros tipos de información sobre ti:

  • Recibimos datos sobre ti cuando interactúas con Facebook, como cuando miras el perfil de otra persona, envías un mensaje a alguien, buscas una página o a un amigo, haces clic en un anuncio o compras créditos de Facebook.
  • Cuando publicas cosas como fotos o vídeos en Facebook podemos recibir información adicional (o metadatos) como la hora, la fecha y el lugar en el que tomaste la foto o el vídeo.
  • Recibimos datos del ordenador, teléfono móvil u otro dispositivo que uses para acceder a Facebook. Estos datos pueden incluir la dirección IP, la localización, el tipo de navegador que usas o las páginas que visitas. Por ejemplo, podemos obtener tu localización de GPS para decirte si alguno de tus amigos está cerca.
  • Recibimos datos cada vez que visitas un juego, una aplicación o un sitio web que utiliza la plataforma de Facebook o visitas un sitio con una función de Facebook (como un plug-in social). Esta información puede incluir la fecha y la hora en que has visitado el sitio, la dirección web o URL en la que estás, información técnica sobre la dirección IP, el navegador y el sistema operativo que utilizas y, si has iniciado sesión en Facebook, tu identificador de usuario.
  • En ocasiones recibimos datos de nuestros socios publicitarios, clientes y otros que nos ayuda (y a ellos) a mostrar anuncios, comprender la actividad que se desarrolla online, y, en general, a hacer que Facebook sea mejor. Por ejemplo, un anunciante puede decirnos cómo respondiste a un anuncio que viste en Facebook o en otro sitio web, con el objetivo de calibrar su efectividad y mejorar su calidad.

También extraemos datos de la información que ya tenemos sobre ti y tus amigos.

  • Por ejemplo, podemos usar esta información para decidir qué amigos mostrarte en Últimas noticias o qué personas sugerirte que etiquetes en las fotos que publicas. Podemos asociar tu ciudad actual con información de GPS u otros datos de localización para, por ejemplo, informarte a ti y a tus amigos sobre eventos cercanos, o sobre ofertas que pueden interesarte. También podemos usar datos sobre ti para mostrarte anuncios que te interesen más.
  • Cuando obtenemos tus coordenadas de GPS, las combinamos con otra información de ubicación (como tu ciudad actual), pero solo las conservamos durante el tiempo necesario para ofrecerte nuestros servicios.

Solamente proporcionamos datos a nuestros socios publicitarios o a nuestros clientes después de haber eliminado tu nombre u otros datos que puedan identificarte, o bien después de haber combinado tus datos con los de otras personas de manera que dejen de estar asociados contigo. De modo similar, cuando recibimos datos sobre ti de nuestros socios y clientes publicitarios, conservamos esos datos durante 180 días. Pasado este tiempo, combinamos esos datos con los de otras personas de forma que dejan de estar asociados contigo.

Es un simple extracto del pliego de condiciones que Facebook te obliga a aceptar cuando te abres un perfil allí y que se centra únicamente en aclararnos qué otras vías utilizan para acumular información sobre nosotros y personalizar las búsquedas.

¿Pero…sólo para eso? Claro que no. Eso de por sí no da dinero y el objetivo de cualquier empresa es que sea rentable económicamente. Por si no lo han leído, o no han llegado hasta ese sencillo punto porque han quedado hastiados de tanta letra junta (y les recuerdo que es sólo uno de los muchos puntos), les recuerdo que en el último párrafo del extracto que he transcrito aquí se dice claramente “Solamente proporcionamos datos a nuestros socios publicitarios o a nuestros clientes después de haber eliminado tu nombre u otros datos que puedan identificarte, o bien después de haber combinado tus datos con los de otras personas de manera que dejen de estar asociados contigo.”

Pues bien, desde La Información han sacado cuentas y el resultado es que su perfil vale alrededor de los 91€. Eso es lo que vale exactamente para la bolsa, Facebook y demás empresas interesadas en comprar esos datos de su vida privada. Esa que comparten en la Red de las Redes Sociales. Todos serán para Zuckerberg, que al fin y al cabo es el que se inventó el juguetito…

Y encima ustedes no verán ni uno de esos noventa y un euros que pagan por sus datos, porque para eso estar ahí es ‘gratis’.

Es lo que tiene la trampa dialéctica que se ha creado alrededor de éste palabro en el mundo dospuntocerista. ‘Gratis’ no es ‘gratis’ en sentido literal. ‘Gratis’ exactamente quiere decir que aceptamos formar parte del negocio de la información ajena como sencillos peones en un tablero de ajedrez. No es malo esto si somos conscientes de ello. Pero nos conviene a todos comprender de una vez por todas que el ‘gratis’ en internet no existe y que queramos o no, cuando aceptamos utilizar unas herramientas ‘gratuitamente’, lo que aceptamos a su vez es vender al mejor postor el rastro que dejemos en la red a través de ellas.

Pues bien, si quieren otro día hablamos de Google…

Tiempos

Qué tiempos aquellos en los que uno ni siquiera sabía de pedófilos en la red, de censuras conocidas sólo por la fama del censurado, o de batallas perdidas de la libertad de expresión mal entendidas. Cuando las visitas se devolvían, los comentarios se respondían y hacer la ronda cobraba un sentido literal del que hoy adolece.

Tiempos en los que los blogueros nos comíamos el mundo. Cuando los búhos reinaban sobre la publicidad. Cuando los que serían tildados de gurús estaban aprendiendo php y html. Cuando esos gurús respondían a todos sus comentarios como el más normal de los mortales. Cuando la fama aún no había ganado la batalla a la humildad en el cibermundo.

Tiempos en los que los periódicos estaban tan solo de forma testimonial en la red. Cuando los periodistas de careta y retrato ninguneaban a los escasos blogueros que decidían emitir opiniones en sus panfletos dospuntoceristas. Cuando ser bloguer lo convertía a uno en enemigo de los periódicos. Cuando ningún periodista se hubiera dejado descubrir tras un editor de textos dospuntocerista.

Tiempos en que lo más parecido al twitter era el messenger. Cuando nada piaba bajo el caparazón de un pajarito azul y las fotos se mantenían en los discos duros porque no se había inventado facebook. Cuando las Redes Sociales estaban más que mal vistas. Cuando escribir un blog era un arte y una forma de expresión y lo económico aún no había hecho acto de presencia. Cuando la publicidad era el enemigo número uno de los blogueros, hasta que a algunos les pusieron sobre la mesa algún que otro cheque al portador.

Tiempos en los que escribir en sms estaba mal visto. En que la redacción de los escritos era esencial. Cuando el SEO movía el mundo y los decálogos inundaban la red. Tiempos, en fin, en los que vivíamos en la infancia dospuntocerista.