El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: Spaces

Facebook, Live Spaces, Tuenti…pederastia

No habría que demonizar a los administradores de las Redes Sociales con el tema de la pornografía infantil, si éstos en vez de concentrarse en tocarse los huevos mientras miles de niños sufren abusos sexuales mediante sus Redes Sociales, se decidieran a hacer algo que al menos supusiera un intento para sacar y denunciar a tanto malnacido que se esconde entre los recovecos de sus plataformas.

Pero eso no ocurre.

Y por eso sólo nos queda el camino de la denuncia de una forma efectiva y real. El de la comparativa con otras problemáticas y su repercusión en los medios de comunicación. El de la constatación de una realidad que pocos se atreven a ver. El de la alerta por las posibles consecuencias que podría tener en el futuro el exceso de confianza de los jóvenes en internet.

El camino de la publicitación en nuestros blogs y demás herramientas dospuntoceristas de las diversas campañas para combatir la pornografía infantil que se van sucediendo en la red. La defensa de los que luchan contra gigantes y son atacados para combatir su lucha. El aviso sobre los peligros que presenta el tener un perfil totalmente abierto a cualquier mirada.

Tiempo para escandalizarnos por chorradas que corren por twitters y demás, cuando lo realmente asqueroso se encuentra a la vista de todos y pocos o ninguno son capaces de hacerse eco de ello. Para tener un mínimo de esperanza, aunque después el tiempo acabe por sepultarla entre la mugre política actual. Para publicar manifiestos, todos los que nos de la gana publicar. Para apoyar a quienes se lo merecen sin demora.

Hasta incluso podemos tener tiempo para la desesperanza y el abatimiento. Para la casi renuncia a la lucha contra esta lacra. A creer finalmente que se ha luchado por nada. A sentirnos profundamente defraudados.

Pero lo que nunca debemos hacer es rendirnos, dejar a esos niños al albur de los designios de unos animales malnacidos. Porque no tenemos derecho. Porque si lo hiciéramos no tendríamos corazón…porque todos lo vivimos en primera persona una vez.

http://www.dailymotion.com/swf/video/x96rgj_campanha-mostra-aliciadores-de-cria_news?additionalInfos=0
Campaña mostra aliciadores de criança com rosto de pedófilo
Cargado por Paulopes. – Mira las noticias más recientes en video.

Entrevista a Marcelino Madrigal en Onda Vasca

http://mmadrigal.podomatic.com/swf/joeplayer_v10.swf

Vía Marcelino y Onda Vasca.

Cual es la forma efectiva para luchar contra la Pornografía Infantil en Internet

  • Leer que hay pornografía infantil en Facebook, en Live Spaces, Tuenti o en cualquier Red Social que se precie, no es suficiente para luchar contra ella.
  • Retwitear una obviedad como ésta y limitar nuestra acción a ello tampoco.
  • Clicar sobre el ‘me gusta’ de facebook y pensar que así ya hemos cumplido también es insuficiente.
  • Comentar en esas actualizaciones y mostrar tu repulsión ante semejantes actos es del todo inútil.

Todo lo que sea convertirnos en meros altavoces nos limita la acción y la debilita. Dejar un comentario, un retwit, un ‘megusta’, solo hace que un post se eleve entre el inmenso tráfico de actualizaciones durante un insignificante segundo.

¿Cual es entonces la forma efectiva para luchar contra la Pornografía Infantil en Internet?

Pues es bastante sencillo, utilizar las herramientas que están a nuestro alcance para hacernos eco de su existencia. Por ejemplo:

  • En lugar de limitarse a leer que dicha pornografía existe denunciarla cuando nos topemos con ella. No se trata de que nos convirtamos en policías, sino más bien que sepamos, que cuando veamos que eso está en nuestras pantallas nos debemos ir directos a estos lugares: Brigada Investigación Tecnológica: Unidad de Investigación de la Delincuencia en Tecnologías de Información: delitos.tecnologicos@policia.es 915 822 751 | Unidad Central Operativa: Grupo de Delitos tecnológicos de la Guardia Civil: uco@gcivil.mir.es 915 146 400, para denunciarlos.
  • En lugar de limitar nuestra acción a retwitear los comentarios de otros, o ha señalar con el ‘me gusta’ las opiniones y pruebas de otros, utilizar nuestros blogs, twitters y Redes Sociales para concienciar de vez en cuando a todos nuestros lectores, y que sean capaces de comprender que cuando se topen con este tipo de páginas, lo que deben hacer no es pasar de largo, sino actuar de la forma que os acabo de mencionar en el punto anterior, denunciando.

Es así de simple, así de sencillo, y así de rotundo.

El juego de las diferencias

Imaginemos un par de situaciones, las dos totalmente diferentes, pero que se den en un solo lugar, las Redes Sociales. Imaginemos a dos usuarios, cada uno muy diferente al otro, que suben cada uno la foto o el vídeo que creen les va a gustar a sus seguidores.

La viralidad de las Redes Sociales hará que sus fotografías o vídeos, no hace falta especificar cuales serán en cada caso, tendrán un éxito desmesurado en sus entornos sin que tengamos que tener en cuenta la calidad propia de las mismas. En ambos casos sus seguidores se las descargarán y las consumirán día tras día, compartiéndolas con quienes comparten sus gustos. Las disfrutarán.

Ahora pensemos en algo un tanto más negativo.

Imaginemos que a uno de ellos le da por subir fotos con sus plantas de marihuana y al otro fotografías de pequeños sodomizados. ¿Saben cual será la diferencia sustancial?

pedofilia

Pues no lo han acertado.

La respuesta es tanto o más repugnante que la pregunta misma. Al segundo, al de la marihuana, lo encerrarán durante un corto periodo de tiempo. Por el contrario, con el primero tendrán bastante mas consideración. Se limitarán a cerrarle el perfil de la Red Social en la que subió sus vídeos y fotografías, si se da la casualidad de que se topan con ellas, y se mantendrá a salvo su anonimato gracias a la diligencia de las empresas que gestionan esas mismas Redes Sociales. Uno a la cárcel, el otro en su casita.

Y es que la policía, según parece, no mira las fotografías que se suben a la red con la misma diligencia cuando éstas son de niños sodomizados que cuando lo son de tipos fardando de plantas…

Conclusión: Es más peligroso para la sociedad plantar María que sodomizar a los niños. Un buena lección la que nos dan las autoridades al respecto…

Las Redes Sociales se convierten en nicho de la pornografía infantil

No hay que andar mucho para comprobar que lo que en esta frase del título se dice es cierto. Basta, para hacerlo, con leer unos cuantos blogs, hacer otras tantas búsquedas en las mismas Redes Sociales, o atender a la falta de noticias existentes en los medios, tanto tradicionales como on-line, que nos permite llegar a hacernos creer que esta lacra no es sino una simple ilusión pasajera de cada uno de nosotros.

Actualmente no es solo Live Spaces la que tiene problemas con la pornografía infantil y su forma de actuar contra ella. Si la compañía de Microsoft destacó por hacer un mutis por el foro que condenaba a los niños que acudían a su Red Social a través de Messenger a una vulnerabilidad más que demostrada frente a los pederastas, las que vinieron después no le han andado a la zaga y es más, se han ocupado de ocultar dicha realidad ignorando y cubriendo bajo tupidos velos los ultrajes y vejaciones que tantos y tantos niños han sufrido o están a punto de sufrir.

Está más que demostrado que es, a través de las Redes Sociales, el modo en que en estos momentos tanto pederastas como futuras víctimas se ponen en contacto. Atrás quedaron las Redes P2P con la prácticamente escrita defunción de emule.

El cerco al que las autoridades han sometido a este tipo de intercambio de archivos, efectivos éstos por conseguir un anonimato más que evidente a la hora de compartirlos entre unos y otros, y la apertura de una nueva forma de comunicación más directa, transversal y efectiva entre cazador y víctima, como lo son las Redes Sociales, han hecho de este tipo de comunidades un peligro más que evidente para todo niño que navegue por ellas desprotegido.

  • Por una parte las propias empresas propietarias de las Redes Sociales son culpables de dejación. El inmenso valor que poseen los datos de todos y cada uno de los usuarios que las utilizan, hace que sea incompatible para ellas el denunciar que entre sus clientes hay pederastas que consumen, crean y acosan a nuevas víctimas que por supuesto están entre sus usuarios. Y en caso de que acaben eliminando un perfil, éste nunca es denunciado a la fuerzas de seguridad con lo que el castigo que le espera es sencillamente el de la simple eliminación de la cuenta. Cuenta, eso sí, que puede volver a abrir inmediatamente con exactamente los mismos datos que la cerrada y en la misma Red Social, como bien demuestra Marcelino en su blog.
  • Por otra los propios padres. Señores que bienintencionadamente suben a éstas las fotos de sus veraneos, de sus bebes desnudos, o de simples fotos artísticas de sus hijos y que los exponen a las miradas indiscretas de millones de seres, entre los que necesariamente debe haber un depravado que se las descargará y sumará a su colección particular de pornografía infantil.
  • Y culpa de la propia gente en particular. De todos nosotros, que viendo todo lo que ocurre decidimos correr un tupido velo mientras maldecimos a diestro y siniestro lo que ven nuestros ojos pero no acabamos de denunciar de forma efectiva.

Las Redes Sociales nacieron con una buena intención, pero la putrefacción humana las ha llevado convertirse en un nido en crecimiento de todas nuestras miserias. Mientras éstas no se decidan a combatir de verdad esta lacra y denuncien ante los cuerpos de policía a los usuarios que acosen o coleccionen pornografía infantil, la Red no conseguirá verse libre de esta ponzoña. Y mientras las policías, subyugadas por los contratos que éstas empresas tienen con sus gobiernos, no puedan intervenir en sus servidores para rastrearlos y eliminarlos a todos, las cosas continuarán por los mismos derroteros.

Mientras todo esto ocurra todos, absolutamente todos debemos convenir en que sus manos, tanto la de los directivos de las empresas que sustentan las Redes Sociales, como las de los políticos, que por pactos empresariales permiten la impunidad de éstas y evitan en lo posible que las fuerzas y cuerpos de seguridad actúan en estos temas, están manchadas  de sangre, vejaciones y sodomizaciones infantiles.

Y sí, nada me gustaría más que ver cómo una iniciativa como ésta, la de limpiar la Red de pornografía infantil, consiguiese el mismo eco que el de por ejemplo, la libertad de expresión en los medios digitales.