El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos en la Categoría: Entradas del pasado

La casa

Javier nos ha invitado a participar en un libro de cuentos cuyos beneficios serán para la fundación Vicente Ferrer. Y he elegido este relato corto, que escribí hace ya tres años en mi antiquísimo blog La historia que será. Dentro de tres días, este pequeño relato tendrá tres años, tres maravillosos años con vosotros. Creo que lo volveré a abrir, volveré por aquel maravilloso lugar y volveré a escribir para mi mujer. Gracias a Javier he vuelto a redescubrir mi propio blog, aquel pequeño espacio que se convirtió en mi segundo blog, y que poco a poco fue juntando las pocas lineas que servidor ha escrito alguna vez en su vida.

Os dejo con el relato, espero que os guste.

La casa.

Le parecieron días en lugar de años, el tiempo que pasó allí plantada viendo como sus moradores iban y venían, crecían…se marchaban. Al pié del lago, refrescada cada dia con el rocío de la mañana, viendo alzarse al sol y mas tarde ponerse despacio, como buscando la postura para el descanso perfecto. Alguna vez le habían reparado el tejado, pero nunca había permitido que sus huéspedes pasaran una sola noche a la intemperie.

Los quería y amaba…desde pequeños, desde que empezaron a gatear por sus habitaciones. Los había visto crecer a todos…y los había visto irse. Allí con ella, permaneció también el lago, que de vez en cuando le daba un respiro llevándoselos a todos a nadar un ratito.

Cuán maravillosos años había pasado…y los recordaba todos y cada uno como si fueran únicos, que los eran, y como si hubieran sido ayer. Eso era lo maravilloso. Lo que ningún humano sabe.

Desde el dia de la construcción de una casa, un reloj biológico se pone en marcha hasta el dia que la casa cumple cuarenta años. Es justo en ese momento, cuando toma conciencia de toda su vida y comienza a desprender, por todos sus rincones, recuerdos y añoranzas, alegrías y penas, el momento en que los humanos perciben su história. Es ahí cuando un humano puede, fácilmente, quedarse mirando el rincón mas insignificante de la casa y retroceder quince o veinte años en un instante. Recordar cualquier momento de su vida, revivirla. Es en ese dia, el del cuarenta cumpleaños, aquel en el que una casa pasa a ser hogar, ese en el que vivir en ella deja de ser lo que había sido…cuando sus moradores pasan a ser parte de ella msima, cuando los recuerdos de todos ellos se funden en uno solo.

Sí, habían pasado cuarenta años.

Escrito hace ya mucho tiempo por Antonio Esteve

La amistad

Hoy leyendo al maestro Senovilla una de sus entradas sobre la amistad, he recordado que hace mucho tiempo escribí una entrada hablando sobre esto mismo. Creo que sigue vigente todo lo dicho en ella, salvo las afirmaciones que están evidentemente desfasadas sobre lo que eran las demás plataformas de blogs y demás. Creo que estoy en la obligación de recordaros que cuando esto se escribió yo no sabía nada de blogger ni wordpresss y por tanto mis afirmaciones al referirme al resto de plataformas eran sesgadas y faltas de razón.

Pero no es por ello por lo que pongo la entrada, si no por el mensaje final que deja sobre la amistad en el cibermundo, que pasados ya tres años desde que se escribió, sigue vigente con todo su esplendor. Y recordad, la mayoría de los enlaces están fallados dado que las entradas a las que se referían son de La Pardalá, el blog de Spaces del que lamentablemente borré todas las entradas hace ya casi un año y medio.

Aquí os dejo la entrada tal y como la escribí:

La amistad.

Ayer, mientras chateaba en el blog de Marce, comenzó un debate sobre cual era la mejor plataforma para comenzar en este mundo de los Blogs. En concreto era un gabber…(este es el nombre automático que se le da a todo el que entra en el chat)…que pedía opinión para saber qué plataforma era la mejor. En un principio yo le dije que la mejor era spaces. Marcelino, más despierto que yo, le dijo que además de spaces, estaba Blogger, WordPress, Zoomblog…y le inquirió que todas estaban bien, pero que Worpress era un poco complicado. Supongo que, más que nada, porque está totalmente en Ingles. La verdad es que nunca he visitado esa plataforma, así que no lo sé.

Después, entre tanta explicación…me perdí. Pero creo que es mi obligación decir lo que pienso de spaces…lo que es para mí spaces.

Yo tengo un Blog en Zoombog…y si es verdad que me visitan mucho…no tengo ni idea de quién lo hace. No puedo visitar su Blog, a no ser que decida ponerme un comentario. Y aún así, debe poner su dirección para que sepa de donde viene. Solo si viene de Zoomblog me sale.

Dicho esto, el primer día que hice el Blog en Spaces…tuve visitas y les vi la cara. Interactué con ellos, nos comentamos, hablamos. Supe de donde venían. Vi su mundo…lo que les gustaba. Hice montones de amigos de esta forma. Amigos que, sin esto de los spaces, no habría tenido nunca. Porque, para mí, eso de la IP no me sirve de nada. Es como si me hablaran en chino. Pero en Spaces…los amigos se ven. Hay amigos que hace tiempo que no visito. Otros que ya no están. Pero su enlace sigue vivo en mi Blog. Por el cariño que se le tiene a ellos. Aunque para el pagerank eso sea una penalización…(creo que cuantos más links fallados, más penalización en la clasificación.)…Pero a los Spaceros eso no nos importa. Porque esto es solo un pasatiempo. Un pasatiempo que nos lleva a un mundo que nunca nos hubiéramos imaginado. Con infinidad de amigos que hacer, con  miles de amigos que mantener. Y los enlaces, no se borran. Para que si un día, un antiguo amigo vuelve a tu Blog, se vea allí presente. Para que le de una alegría. Porque una vez, este amigo te abrió su corazón y le hizo un rinconcito para ti. Porque aún lo tienes allí.

Tantas tardes he pasado en este año y medio riendo.

Me acuerdo del día que puse el audio de señora…JAJAJA…que no era un audio, si no un vídeo, pero con uno de esos trucos, lo incrusté en el blog. Recuerdo como me imaginaba la cara de la gente apagando los altavoces conforme podían. Con ese tío ahí chillando…¡¡¡¡¡ Señoraaaaaaa !!!!!…JAJAJA….Y cuantos futuros amigos me dejaron comentarios diciendo que se habían reído con eso. Y lo masocas que eran…que no querían que lo quitara…JAJAJA

Tantos vídeos puestos. Por ello esa, es la mejor sección del Blog. Tantas tardes investigando para sacar la URL del vídeo en cuestión. Porque yo quería que se viera en el Windows media player…hasta que comprendí que no todos los vídeos estaban en ese formato. Pero recuerdo como me reía pensando en los amigos. Cuando vieran el vídeo en cuestión. Porque era gente que sabía quien era. Podía visitarlos y reírme con ellos…eran verdaderos amigos. Son verdaderos amigos.

Recuerdo también el día que decidí escribir algo romántico…Como esa misma gente que se reía con mis chorradas, me apoyó al instante. Como les gustó que también escribiera… E hice mi segundo Blog. Uno en el que me pongo sentimental…JAJAJA…como lo estoy ahora.

Recuerdo…recuerdo tantas cosas que me ha dado spaces. Cosas por las que nadie me ha pedido nada. Cosas que encontré por casualidad. Cosas que ahora, me son imprescindibles para vivir. Porque Spaces es, para mi, mi ventana al mundo. Mi parque de los niños. Mi tobogán particular. Un lugar de recreo para mí y todos mis amigos. Los conocidos y los que están por conocer.

Puede que en las otras plataformas también se pueda interactuar de la misma manera. Yo no lo sé. Solo sé que me alegro de haber conocido a gente tan buena, de una forma tan curiosa.

Porque si una amistad puede ser encontrada, hay que hacer lo imposible para hacerlo. La amistad no engorda. No provoca ningún tipo de enfermedad. No hace mal a nadie. La amistad es, de todas las cosas que hay en el mundo, la única que nos hace integrarnos en el. Encajar a la perfección. Ser parte de la vida de los demás. La única que hace que un error tuyo, sea perdonado por el otro…

Esto es para mí Spaces. Como una vez leí en un comentario que le hicieron a Eulalia con motivo de sus 10 razones para tener un space, puede que todo esto que he dicho sea subjetivo. Puede que nada de lo que expuse en esta entrada, sea la realidad exacta. Una verdad incontestable. Pero para mí, esto es lo único que he necesitado para abrirme al cibermundo. Para hacer centenares de amigos.

De un amigo…que lo será siempre.

Una odisea por amor

Hoy comenzamos una nueva sección que tendrá su  protagonismo solo de vez en cuando, Las entradas de Ayer. Y como estamos últimamente bastante concienciados con los problemas de la gente, y muy preocupados por intentar dar cabida en la blogosfera a asuntos no tan frívolos como los que los blogs mas grandes de momento nos acostumbran, he creído que esta entrada de Julio del 2007 viene quemipintada para la ocasión.

Hay veces en que las cosas más imposibles o difíciles de conseguir, se hacen realidad. Normalmente estas cosas son fruto del amor incondicional, del simple afán de superación o, como en este video, del cariño que merece un hijo.

Este video es un resumen de lo que hizo un padre por su hijo (Dick  y Rick Hoyt ( Team Hoyt ) ), en una de las competiciones más dificiles del mundo, la IronMan. Un triatlon que se compone de:

  • Una insignificante etapa de natación de 3′8Km (un chapuzón vamos!)
  • 180Km de bicicleta para estirar los músculos
  • Y una pequeña maratón de 42′195Km (que nos dejará como nuevos)

Una increible odisea si lo tienes que hacer tú solo…que hace merecedor del título de IronMan a este padre solo por acabar la carrera llevando a su hijo consigo, y diría más…solo por intentarlo.

El primer audio de mi blog

Siguiendo el hilo que ha dejado la entrada en la que hablaba de como empecé a bloguear, me propongo enseñaros como era mi blog hace ya tres años y medio. En aquel tiempo yo era partidario de la música en el blog, de la sobrecarga del mismo y de todo aquello que hiciera falta para que el blog nunca pasara desapercibido.

Para dicho cometido, lo más normal era poner una canción pegadiza o conocida. También había muchos sitios (ahora también) que encadenaban canciones en el reproductor, en base a listas de reproducción hechas a mano de canciones “robadas” de internet, tras sacar la url de allí donde estaba alojada. Pero claro, yo no soy normal.

Hay dos formas de poner un audio en el blog.

  • Incrustar dicho audio en la plantilla, para que cada vez que se cargue la página suene la canción.
  • O incluirla en un reproductor integrado en el blog (como lo veis la mayoría de las veces)

Tanto la primera como la segunda opción podían ser reguladas para que la canción se repitiera constantemente o solo sonara una vez. En mi caso sonaba una sola vez…si no nadie hubiese sido capaz de aguantar más de diez segundos en el blog…jejeje

El caso es que a mi me gustaba eso de poner algo que fuera…inesperado. Y creo que ese adjetivo le iba muy bien a lo que ahora os pondré. En concreto, al audió lo acabamos llamando “Señoraaa!!!” (Coki formateé sin querer el PC intentado instalar linux y perdí todos los gifs que me mandaste) porque le venía al pelo, pero podríamos haberlo llamado de cualquier otra forma. Y lo más curioso, el audio no era un audio, si no un vídeo del que solo utilizaba el sonido. Algo que muchos no supieron hasta mucho después de haberlo escuchado muchas veces.

Y ahora imaginad que estáis frenete a la pantalla del ordenador y os disponéis a entrar en el blog de Toni1004. Clicáis en el enlace y de golpe a repente suena esto mientras se descarga la página en vuestro ordenador personal:

Pues así se despertaban todos los visitantes cuando entraban en mi blog. Caían de culo buscando el play para pararlo, pero no había, estaba incrustado en un módulo del blog con un HTML que lo hacía invisible y lo único que le quedaba al pobre lector era esperar a que acabara y reponerse del tremendo susto que se acababa de llevar.

Y tras eso…se descojonaban vivos, porque era algo tan inusual e inesperado y la sensación que se les quedaba era de tal impotencia al no saber como pararlo, que cualquier cosa en la que estubieran pensando antes de entrar en el blog se les iba de la cabeza y se les quedaba una sola casa grabada en los oídos:

Señoraaaaaa!!!!

A parte de acordarse de toda mi familia y mis antepasados…jejeje.

El primer audio de mi blog

Siguiendo el hilo que ha dejado la entrada en la que hablaba de como empecé a bloguear, me propongo enseñaros como era mi blog hace ya tres años y medio. En aquel tiempo yo era partidario de la música en el blog, de la sobrecarga del mismo y de todo aquello que hiciera falta para que el blog nunca pasara desapercibido.

Para dicho cometido, lo más normal era poner una canción pegadiza o conocida. También había muchos sitios (ahora también) que encadenaban canciones en el reproductor, en base a listas de reproducción hechas a mano de canciones “robadas” de internet, tras sacar la url de allí donde estaba alojada. Pero claro, yo no soy normal.

Hay dos formas de poner un audio en el blog.

  • Incrustar dicho audio en la plantilla, para que cada vez que se cargue la página suene la canción.
  • O incluirla en un reproductor integrado en el blog (como lo veis la mayoría de las veces)

Tanto la primera como la segunda opción podían ser reguladas para que la canción se repitiera constantemente o solo sonara una vez. En mi caso sonaba una sola vez…si no nadie hubiese sido capaz de aguantar más de diez segundos en el blog…jejeje

El caso es que a mi me gustaba eso de poner algo que fuera…inesperado. Y creo que ese adjetivo le iba muy bien a lo que ahora os pondré. En concreto, al audió lo acabamos llamando “Señoraaa!!!” (Coki formateé sin querer el PC intentado instalar linux y perdí todos los gifs que me mandaste) porque le venía al pelo, pero podríamos haberlo llamado de cualquier otra forma. Y lo más curioso, el audio no era un audio, si no un vídeo del que solo utilizaba el sonido. Algo que muchos no supieron hasta mucho después de haberlo escuchado muchas veces.

Y ahora imaginad que estáis frenete a la pantalla del ordenador y os disponéis a entrar en el blog de Toni1004. Clicáis en el enlace y de golpe a repente suena esto mientras se descarga la página en vuestro ordenador personal:

Pues así se despertaban todos los visitantes cuando entraban en mi blog. Caían de culo buscando el play para pararlo, pero no había, estaba incrustado en un módulo del blog con un HTML que lo hacía invisible y lo único que le quedaba al pobre lector era esperar a que acabara y reponerse del tremendo susto que se acababa de llevar.

Y tras eso…se descojonaban vivos, porque era algo tan inusual e inesperado y la sensación que se les quedaba era de tal impotencia al no saber como pararlo, que cualquier cosa en la que estubieran pensando antes de entrar en el blog se les iba de la cabeza y se les quedaba una sola casa grabada en los oídos:

Señoraaaaaa!!!!

A parte de acordarse de toda mi familia y mis antepasados…jejeje.