El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Mañana sonreiremos

Algunos de ustedes se habrán preguntado estos días cómo puede ser que alguien tan enamorado de los blogs como un servidor, esté últimamente tan alejado de su hobby que incluso ha llegado al punto de escribir un sencillo y cuasi escuálido post por semana. Yo mismo me lo he preguntado cada vez que me he puesto frente al ordenador, y al momento, he desistido de escribir subyugado por la frustración de quien no es capaz de imaginar más que el mísero título del post que nunca acaba de comenzar. Algunos dirán que la solución es sencilla; ‘dejar el título para el final’. Podría funcionar, lo reconozco, pero no es ése mi caso. Este mismo post, el mismito que están leyendo en estos momentos, ha muerto, resucitado, fenecido y vuelto a revivir en más de cinco o seis ocasiones. Y lo curioso, o lamentable si quieren ustedes, es que en todas ellas la temática del mismo ha variado considerablemente, hasta el punto de acabar convirtiéndose en algo que para nada pegaba con el propio título que antes de nacer le había puesto. Sí, ese mismo título que ahora leen.

Recuerdo que una vez escribí en la BIOS del blog que servidor era un bloguer que no le tenía miedo a la ‘página en blanco’. Gran desgracia fue haber utilizado aquella expresión para definir algo que sencillamente estaba alejado de cualquiera de las cualidades que pudiera tener como escritor. En realidad más que desgracia fue osadía. Tantos años escribiendo dos, tres o cuatro posts al día, me hicieron creer que tenía una rotativa de periódico en lugar de una sencilla y casi desvalida cabecita de camionero. Demasiado tentar a la suerte ha traído de postre un agotamiento mental que no acaba de finiquitarse, pero que me impide afrontar nuevos escritos que insuflen el soplo de vida que todo blog necesita para conseguir no perecer.

Lo malo es que incluso ahora, cuando me encuentro escribiendo éste tercer párrafo del post, las posibilidades de que acabe borrándolo se acrecientan. Me desangro últimamente cada vez que intento escribir. Y no es porque no sepa que plasmar en él, al contrario, sino que me ofusco a la hora de fijar el planteamiento narrativo que ello necesita. Comprendo que poco puedo aportar con mi opinión sobre cualquier tema porque ya todas las opiniones han sido vertidas a la blogosfera. Y con la llegada de twitter, con ese piar continuo que ahora inunda cualquier ordenador dospuntocerista que se precie, el ahogamiento en la inmediatez y la marejada en el oleaje de la actualidad que cualquiera de nosotros acepta, convierten la decisión del planteamiento del post en una sima elevada e inaccesible que impide que servidor acabe componiendo lo que ayer tan sencillamente finalizaba.

No se preocupen si llegan hasta aquí con un pensamiento negativo sobre servidor rebotando en sus lujuriosas mentes. El mismo título del post remienda las cicatrices que pueda dejar la lectura del mismo. Mañana, sin lugar a dudas, sonreiremos de nuevo. Y lo haremos porque siempre hay un mañana para una puesta se Sol. Porque siempre hay entre nuestros conocidos quienes no se cansan de contarnos las penurias por las que pasaron con una sonrisa en la boca. Porque aunque no lo creamos, acaba apareciendo alguien que nos cuenta que su pasado fue peor que el presente que ahora vive. Porque a veces aquella manida frase del ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’ deja de tener vigencia para convertirse en falsa de toda falsedad.

Y eso es lo que yo quería trasmitirles a todos ustedes. Por mal que lo estén pasando en estos momentos. Por oscuros que sean los nubarrones que se ciernen sobre ustedes en este duro atardecer. Por complicada que se les haya vuelto la vida en esta crisis que nos arroya. Siempre, y recuérdenlo cuando las fuerzas les flaqueen, siempre, habrá un mañana que mejore su actual situación. Puede que no sea ésta una cuenta exacta y que esa mejoría tarde en llegar, pero al menos consuélense con la certeza de que en un momento dado, tal vez cuando la esperanza fenezca en sus corazones, la vida de un vuelco a sus situaciones y les permita volver a adornar sus bocas con las sonrisas que nunca debieron huir de sus labios.

La vida, como siempre dijo aquel fenómeno, puede ser maravillosa. De ustedes depende que lo sea. De ustedes, de nadie mas.

Anuncios

7 Respuestas a “Mañana sonreiremos

  1. senovilla (@senovilla_jfs) 02/18/2012 en 19:50

    Después de una larga noche sin luna el sol asoma por el horizonte marcando una nueva luz en nuestras vidas.

    Un abrazo y sigue con tu sonrisa.

  2. Eulogio 02/18/2012 en 20:59

    Mañana…

  3. mariano (@waspy09) 02/19/2012 en 1:32

    Querido Antonio, aquí en Cantabría decimos el ” nunca llovió que no escampó” , asi que tranquilo, ya escampará.
    Un saludo compañero

  4. historiasdelahistoria 02/20/2012 en 18:10

    Hay que hacer como los Tercios españoles en Flandes que nunca retrocedían, como mucho daban la media vuelta y seguían adelante…

    Un abrazo

  5. Opaito 02/25/2012 en 14:18

    Hola Antonio. En varias ocasiones he entrado para dejarte un comentario pero en ninguna de ellas encontraba las palabras adecuadas o la forma de explicarme pero hoy por fin me he decidido.

    Suele decirse que solo los tontos dejan de tener ideas y aún así pueden que no sea cierto, porque mientras alguien piense siempre tiene ideas.

    Probablemente y loe ntiendo perfectamente, este saturado, ya ves que yo también lo he estado durante un tiempo, pero las ideas, los pensamientos siempre han ido conmigo y aunque no los he plasmado en mi rincón me he dado cuenta que quizas estaba un poco o bastante agotado, que no aburrido.

    A veces uno quiere expresar las cosas para los demás sin pensar en lo que realmente quiere decirse asi mismo y entonces entra la confusión entre la comunicación y el pensamiento, viene la frustación, el agotamiento, la idea de que ser perfecto, la pereza de que quizas ya no interesa lo que haces. Pero al final cuado te metes en ese espiral lo mejor es parar, descansar y ver las cosas desde fuera.

    Muchas veces he pensado que el tiempo de los blogs se han acabado y entre twitter y facebook y todo ese rollo, los blogs quedan obsoletos y frios,; pero al final veo que no, la experiencia me lo ha demostrado.

    Todo el mundo puede tener un nuro donde publica fotos, comentarios, eventos, chistes, etc, etc. Todo el mundo puede tener un tw. donde hablar, responder, comentar… pero la diferencia que un blog, es una casa. Una casa donde cuentas tus cosas, donde vienen a visitarte los amigos, donde lees historia que te estremecen, otras que te hacen reirte de lo lindo, otras donde pillas unos cabreos de cagarte y otras donde recibes la alegria y la serenidad suficiente para llevar la vida como todos debemos llevarla. Sabiendo que hay otros que como tú quieren aportar algo bueno a la vida.

    Casi durante un año tambien he ido huyendo de mi blog, quizas por eso que dices, que a veces uno prefiere callar, antes que escribir cosas sin sentido, pero tambien he dejado de pensar que muchas veces los ssinsentidos ayudan a otros para ver que no es el único que se siente así.

    Estoy seguro que mañana sonreiremos, yo procuro hacerlo todos los días, por eso espero que esa sonrisa la muestres dentro de un tiempo, sin prisas, cuando te apetezca, pero la compartas con nosotros.

    Recibe un fuerte abrazo de Opa.

    • Antonio E. Zafra 02/25/2012 en 17:15

      Amigo mio hacía tanto tiempo que no entrabas y ha sido tan largo tu comentario, que incluso me he planteado dar un paso atrás y aceptar que aún sabiendo que lo que yo diga ya habrá sido dicho, lo importante es que lo que queda aquí plasmado ha sido dicho por mi. Es un razonamiento un tanto confuso, pero que me da la oportunidad de retractarme de mi anterior posición y volver con ganas a esto de escribir en el blog.

      No se, pero tal vez tenga razón Marcelino en su post y lo importante de un blog no es que sea un lugar de encuentro con los lectores, sino más bien un punto de encuentro con uno mismo…

      • Opaito 02/25/2012 en 20:27

        No hay mayor verdad cuando se dice que uno no tiene porque pedir cuentas a nadie, sino a uno mismo.

        Un fuerte abrazo y gracias por compartir tu sonrisa de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s