El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos diarios: 03/30/2009

Blog Invitado: Nemesio, Cristian.

Llegado el momento, todas las cosas que nos pasan ocurren por alguna razón. El caso es que Cristian me ha reconocido el error por correo y me ha pedido a mi y a todos unas disculpas que yo le he aceptado.

Le he ofrecido dos cosas, una que es evidente pues esta entrada ya está escrita y publicada, que es la de escribir una entrada como Bloguer Invitado, exponiendo aquí para todos vosotros cuales fueron sus motivos para pedir el voto y dándole la oportunidad de explicarse frente a todos, y otra que era la de readmitirlo en el CETH tras haber pedido el perdón que espera en esta entrada. A esto segundo le ha dicho que no, pues no desea ser readmitido, para así ser consecuente con la vulneración de las normas que realizó.

En él han jugado en su contra muchos condicionantes, entre los más importantes de todos, la diferencia horaria y el echo de no tener acceso a Internet en fin de semana.

Todas las decisiones que se tomaron, se ejecutaron por omisión de respuesta por su parte. Servidor no podía saber que no podía conectarse a internet y esperó en vano una respuesta, que era en definitiva imposible que se realizara.

Asumiendo el error de saber que no esperé su contestación y que al escribir la entrada de su eliminación lo sometí a un juicio público que cada uno de nosotros será libre de calificar como bien le venga en gana, le he pedido que nos escriba unas líneas a las que él ha accedido.

En este blog sabemos perdonar los errores.

Es más, todos los cometemos alguna vez. Y sabiendo como sé de la calidad personal de todos vosotros, doy por echo que leeréis esta entrada sin una sola pizca de recelo, aceptando y reconociendo el esfuerzo que todo el mundo necesitaría hacer para aceptar que algo se hizo mal por su culpa.

El lo ha echo y ha dado un paso adelante en solitario, vosotros amigos míos, solo tenéis que acompañarme a mi con el vuestro. Y os puedo asegurar que con esta entrada la magia del CETH ha vuelto a resplandecer en todo su esplendor.

Os dejo con Cristian y su rectificación.

“Me equivoque. Perdón”

Si algo que pudiera decir, como siempre lo he hecho, si cometí el error, pues simplemente perdón.

No tengo problemas en reconocer si me he equivocado. Como leí por ahí acerca de tu decisión como “Salomónica”, paráfrasis bíblica, creo que mi única frase sería “El que este libre de errores, que lance la primera piedra”, frase bíblica. O como diría Humberto Maturana “Todo hombre tiene derecho a equivocarse”

Recuerdo hace un par de años atrás haber sido invitado a dar una charla a los presos de la cárcel de mi ciudad natal (Coronel, Chile). Tendría unos 18 años, y nunca había estado en una cárcel por lo que estaba nervioso. Con ese nerviosismo subiendo al escenario me tropecé y caí, escuchándose unas carcajadas enormes de los más de 300 internos del recinto.

Me levante, y salieron estas frases: “Así como me caí, me levante. Así como hoy uds. están aquí como una forma de escarnecimiento publico de la sociedad, así uds. se burlaron de mi. Pero yo no vine a burlarme de uds. Sino que vine a decirles: Si te caes, te vuelves a parar. Y si te caes una vez mas una vez más te vuelves a parar”. Y creo que esas palabras que llegaron a muchos de los internos fueron palabras que primero son para mí. Proverbios (un libro de ese tan bullado libro como la Biblia), dice: “El justo cae siete veces, y las siete se levanta”. Si un hombre justo lo hace, que más yo que tengo tantos errores en mi propia vida, no podré caer. Pero la gracia no es caer, es levantarse una y otra, y otra vez.

Pues algo que he aprendido en la vida (no hablo como experto en la vida, sino como neófito), es que si te caes tienes que aprender a pararte con la frente en alto y caminar erguido, reconociendo tus errores. Como asumo mi error, cosa sobre lo cual siempre he sido capaz de hacer y decir, me equivoque, perdón.

Si me equivoque, creo que fue falta de atención a las normas.

Pero ello no implica “falta de cerebro”, “ansías de ganar”, o cualquier otra forma de mala fe. Al contrario, la idea fue abrir más lectores tanto al blog mosquitero, como a otros blogs. Pues aunque pueda estar el hecho de apoyo a un amigo, ¿por que no darte el tiempo como para leer un poco sobre otros blogs? ¿O acaso los que tenemos blogs, somos los únicos que leemos, los únicos con derecho a opinión? Es más creo que la cantidad de fans que tengo en facebook, son bastante asiduos a la lectura.

Debo confesar que me sentí como el marido engañado (fui el ultimo en enterarme de todo lo que sucedió – pero son las desventajas de no tener Internet -). Pero en fin. Si alguno se sintió defraudado, de corazón pido perdón.

En fin, para aquellos que no me conocen, soy básicamente poeta, y no escritor, sino un D-escritor. Y como una manera de remarcar la sinceridad de estas líneas, quiero compartir con uds. el poema que le da titulo a mi segundo libro que acabo de terminar de escribir hace unos días atrás. Por lo que esto es inédito, no publicado ni mostrado a nadie (salvo mi hermana y mi novia jejeje).

Amores, desamores y otros cuentos…

Amores, desamores y otros cuentos

Que feliz tormento

De vivir amarrado a su cintura

Sin saber si fue mía

Es que más que amores

Canto de los desamores

De los dolores, los recuerdos

El pasado, como vino añejo

Que dulce entra al paladar

Pero como aguijón dolerá

Amores, desamores y otros cuentos

Es que tu como ninguna,

Y todas como tú

Atando el corazón, el alma, los sentimientos

De vivir encadenado a tus palabras,

Tus caricias, tu silueta,

Mi cama, tu cama.

Amores, desamores y otros cuentos

Que escribo de ti, de ella, de nosotros

A todas por igual

A ninguna en especial.

Pero más que amores,

Este es nuestro cuento.

De hadas que no son,

De deseos que no serán,

De carruajes de imaginación

Belleza que es del corazón.

Ay, amor, me tienes atado

A tus personajes de cuentos

Poemas de corazones rotos

De amores sonzos,

De adolescentes, niños y viejos

De amores, desamores y otros cuentos.

Te escribo a ti,

Mi última carta de bienvenida

Mi testamento en vida

Con tinta que no se borra

En cada una de estas fojas

Describiendo nuestros besos

Nuestras caricias, nuestros cuerpos

El sexo, que placer de momento

De los besos repartidos

A mil y una divas, de millón de amantes

Que comparten nuestras vidas,

Que recuerdan lo de antes…

Es que al fin y al cabo

Tu vida y la mía

No es más que tiempo

De amores, desamores y otros cuentos…

Mis saludos cordiales a todos y cada uno de los lectores; y en especial a Antonio Zafra, por organizar este tipo de eventos y permitir escribir estas líneas.

Este es el blog de Cristian, por si le queréis hacer una visita.

[http://nemesiopoeta.blogspot.com/]

¿Porqué no ha habido manifestaciones antiabortistas en los últimos 25 años?

Esta es la pregunta que la Ministra de Igualdad Bibiana Aído, le ha hecho a las personas, que se manifestaron este fin de semana en muchas ciudades Españolas.

Pues Señora ministra, porque nunca, pero nunca de nunca de los jamases, se dijo en ninguna ley que una niña de dieciséis años pudiera abortar, sin que sus padres debieran ser conocedores de la situación.

Con esta ley Señora Ministra, no hay más libertad para la mujer, si no una malinterpretación de lo que puede suponer un aborto para esta. Usted con esta ley, equipara la píldora anticonceptiva a una operación de asesinato.

Porque señora mía, doce semanas son tres meses, y con tres meses el feto ya tiene cabeza, brazos, manitas…un feto casi totalmente formado en lo que a extremidades se refiere.

Que oiga, que yo en caso de malformaciones estoy de acuerdo en que la fecha para el aborto sea la necesaria, más pronto o más tarde, pero lo que ustedes pregonan con esta ley no trata para nada de salvaguardar vidas, si no de arreglar una metedura de pata de unas niñatas que no supieron tomar las medidas necesarias, condones, pastillas, etc. para no quedarse embarazadas por una noche de disfrute.

Y lo peor de todo es que pretenden con esta ley dejar de lado a las únicas personas que ayudarán a esas niñas de verdad en todo lo que les haga falta, sus padres.

¿Y quieren ustedes apoyos?

Tergiversando las cosas no conseguirán ustedes nada. La gente se manifiesta ante un asesinato y la expulsión de los padres del ámbito de decisión, sobre la posibilidad o no de mantener una vida, es suficiente para legitimarlas todas. Esa misma ley, sin ese requisito, sería aceptado por toda la sociedad del mismo modo que se aceptó el aborto hace años.

Entrar por medio de la ley en las casas de los ciudadanos, abriendo insalvables grietas en la estabilidad familiar de estas, no es aperturismo para las jóvenes, es abocarlas a una decisión no mesurada que las llevará a un callejón sin salida.

Nunca podrán dar marcha atrás a la decisión que tomaron entre sollozos. Nunca podrán saber si pensaron bien lo que hicieron. Y sobre todo, nunca les darán la oportunidad a los padres de la niña, para dar ellos mismos esa oportunidad de vida en un buen hogar, a la futura criatura que su hija dejó caer por el lavabo de un hospital.

Contra eso y no contra otra cosa se hicieron ayer las manifestaciones.

No contra el aborto. No contra la finalización del embarazo en casos de violación. No contra los abortos en casos de malformaciones. No contra los abortos en la semana doce.

Pero es que ustedes solo saben lo que les da la gana. Es mejor desinformar y desviar la atención que enfrentarse a sus propias incongruencias. Son ustedes políticos, ¿qué mas podemos esperar?

¿Porqué no ha habido manifestaciones antiabortistas en los últimos 25 años?

Esta es la pregunta que la Ministra de Igualdad Bibiana Aído, le ha hecho a las personas, que se manifestaron este fin de semana en muchas ciudades Españolas.

Pues
Señora ministra, porque nunca, pero nunca de nunca de los jamases, se
dijo en ninguna ley que una niña de dieciséis años pudiera abortar, sin
que sus padres debieran ser conocedores de la situación.

Con
esta ley Señora Ministra, no hay más libertad para la mujer, si no una
malinterpretación de lo que puede suponer un aborto para esta. Usted
con esta ley, equipara la píldora anticonceptiva a una operación de
asesinato.

Porque
señora mía, doce semanas son tres meses, y con tres meses el feto ya
tiene cabeza, brazos, manitas…un feto casi totalmente formado en lo que
a extremidades se refiere.

Que oiga, que yo en caso de
malformaciones estoy de acuerdo en que la fecha para el aborto sea la
necesaria, más pronto o más tarde, pero lo que ustedes pregonan con
esta ley no trata para nada de salvaguardar vidas, si no de arreglar
una metedura de pata de unas niñatas que no supieron tomar las medidas
necesarias, condones, pastillas, etc. para no quedarse embarazadas por una noche de disfrute.

Y
lo peor de todo es que pretenden con esta ley dejar de lado a las
únicas personas que ayudarán a esas niñas de verdad en todo lo que les
haga falta, sus padres.

¿Y quieren ustedes apoyos?

Tergiversando
las cosas no conseguirán ustedes nada. La gente se manifiesta ante un
asesinato y la expulsión de los padres del ámbito de decisión, sobre la
posibilidad o no de mantener una vida, es suficiente para legitimarlas
todas. Esa misma ley, sin ese requisito, sería aceptado por toda la
sociedad del mismo modo que se aceptó el aborto hace años.

Entrar
por medio de la ley en las casas de los ciudadanos, abriendo
insalvables grietas en la estabilidad familiar de estas, no es
aperturismo para las jóvenes, es abocarlas a una decisión no mesurada
que las llevará a un callejón sin salida.

Nunca podrán dar
marcha atrás a la decisión que tomaron entre sollozos. Nunca podrán
saber si pensaron bien lo que hicieron. Y sobre todo, nunca les darán
la oportunidad a los padres de la niña, para dar ellos mismos esa
oportunidad de vida en un buen hogar, a la futura criatura que su hija
dejó caer por el lavabo de un hospital.

Contra eso y no contra otra cosa se hicieron ayer las manifestaciones.

No
contra el aborto. No contra la finalización del embarazo en casos de
violación. No contra los abortos en casos de malformaciones. No contra
los abortos en la semana doce.

Pero es que ustedes solo saben
lo que les da la gana. Es mejor desinformar y desviar la atención que
enfrentarse a sus propias incongruencias. Son ustedes políticos, ¿qué
mas podemos esperar?

La Fórmula Uno está de vuelta

Ya estaba uno deseando que volviera ese circo mediático llamado
Formula Uno. Que llegaran los rugidos de los motores, las salidas en
tropel de veinte coches, los Safety Car, los semáforos rojos, la
incertidumbre, la emoción y el deseo de que alguno que allí corre se
estrelle.

1852931185482718b1522e07.11556441-03
Que volviera también el calvo, esas preciosidades de azafatas, ese
Renault franchute que ya es el amor de mi vida durante los fines de
semana, esos pocos adelantamientos, el vuelta a vuelta, los repostajes,
los cambios de ruedas, las sesiones de sofaning.

Uno ve
esto de la Fórmula Uno y reconoce ese mismo entusiasmo de un país
entero, en aquel recuerdo de los famosos cinco Tours de Induráin.

Pero
no creo que sea igual. Al ciclismo lo abandonó la afición cuando
Induráin decidió bajarse de la bicicleta. Pero el mayor lastre de todos
los que sufrió el ciclismo no fue ese, si no el demencial afán por el
juego limpio, que hace que un corredor no pueda tomarse un jarabe para
un constipado por miedo a dar positivo por EPO. Por esa manía que los
jueces tienen de hacer parecer a estos deportistas más una cuadrilla de
yonkis, que eso que son en realidad, deportistas y de los más
sacrificados.

Al ciclismo lo mató esa desastrosa pretensión que
los medios tuvieron en hacer creer a la afición, que tras Induráin
llegaría Olano. Recuerdo cómo en la tele lo vendieron como si ya
estuviera asegurado que este pobre hombre sería el nuevo estandarte del
ciclismo y cómo tuvo que soportar sobre sus hombros una responsabilidad
que le vino grande.

En aquel entonces se promovió el Indurainismo y no el ciclismo en sí.

En
esta ocasión, incluso cuando el año pasado Alonso no ganaba carreras,
la afición se mantuvo y esta pasó a tener otros favoritos, como por
ejemplo los Ferraris, antes tan denostados por ser la escudería del
amigo Shumacher.

Y
en esta carrera de este Domingo de madrugá, la afición también vio toda
la carrera y no dejó la tele, incluso cuando vio que el Renault de
Alonso volvía a ser la tortuga a la que ya nos tiene acostumbrados.

La verdad es que creo que al final todo es cuestión de marketing.

Porque
qué mejor para un deporte, que tener un equipo contra el que la gente
de todo un país se pueda enfrentar. Construir un personaje con el que
se consiga que toda la afición se una para bien o para mal.

renault_2009-R29-Formula-1-Car-004_1 copia
Con Alonso se ha conseguido que todos quieran que gane, con Hamilton lo
contrario. Y lo bueno de esto es lo han hecho tan bien, que da igual
que hagan lo que hagan, puesto que todas las posibilidades que se
puedan dar mantendrán a los espectadores pegados al televisor.

Y el haber conseguido a un tipo tan joven como Hamilton, le asegura a
este deporte que al menos en España, habrá una legión entera de
seguidores que se mantendrán frente a la tele solo para ver como
Hamilton pierde todas las carreras posibles. Y nos dará igual que gane
Alonso o Massa, que Alonso se retire o no, con que el apoderado de
Dennis pierda…

MCLAREN F1Y
eso me hace muy feliz, porque no tener que estar dependiendo de que un
preferido tuyo gane, para poder asegurarte las ganas de ver el próximo
Domingo la carrera, te quita un gran peso de encima.

Ahora la
Fórmula Uno ha llegado de nuevo, con sus minifaldas, sus circuitos, sus
accidentes, sus protagonistas, pero sobre todo y lo que más le alegra a
uno, con un tipo como Hamilton, que será todo lo odiable que queramos,
pero al que no le podemos negar que es una máquina de correr y un nuevo
equipo como el del incombustible Ross Brawn, que ha pasado de hacer ganar a Ferrari, ha hacerlo con su propio equipo de un solo patrocinador.

Y
eso que soy Alonsista, pero al Cesar lo que el del Cesar y a Dios lo
que le per toque. Y que viva este deporte, pues ha conseguido como
todos los deportes de conjunto, lo que ningún político pudo, unir a
todo un país entorno a un solo objetivo; el simplón deseo de que
Hamilton se estrelle, eso sí, sin que le pase nada de nada.

Ha llegado de nuevo la F1

Ya estaba uno deseando que volviera ese circo mediático llamado Formula Uno. Que llegaran los rugidos de los motores, las salidas en tropel de veinte coches, los Safety Car, los semáforos rojos, la incertidumbre, la emoción y el deseo de que alguno que allí corre se estrelle.

1852931185482718b1522e07.11556441-03 Que volviera también el calvo, esas preciosidades de azafatas, ese Renault franchute que ya es el amor de mi vida durante los fines de semana, esos pocos adelantamientos, el vuelta a vuelta, los repostajes, los cambios de ruedas, las sesiones de sofaning.

Uno ve esto de la Fórmula Uno y reconoce ese mismo entusiasmo de un país entero, en aquel recuerdo de los famosos cinco Tours de Induráin.

Pero no creo que sea igual. Al ciclismo lo abandonó la afición cuando Induráin decidió bajarse de la bicicleta. Pero el mayor lastre de todos los que sufrió el ciclismo no fue ese, si no el demencial afán por el juego limpio, que hace que un corredor no pueda tomarse un jarabe para un constipado por miedo a dar positivo por EPO. Por esa manía que los jueces tienen de hacer parecer a estos deportistas más una cuadrilla de yonkis, que eso que son en realidad, deportistas y de los más sacrificados.

Al ciclismo lo mató esa desastrosa pretensión que los medios tuvieron en hacer creer a la afición, que tras Induráin llegaría Olano. Recuerdo cómo en la tele lo vendieron como si ya estuviera asegurado que este pobre hombre sería el nuevo estandarte del ciclismo y cómo tuvo que soportar sobre sus hombros una responsabilidad que le vino grande.

En aquel entonces se promovió el Indurainismo y no el ciclismo en sí.

En esta ocasión, incluso cuando el año pasado Alonso no ganaba carreras, la afición se mantuvo y esta pasó a tener otros favoritos, como por ejemplo los Ferraris, antes tan denostados por ser la escudería del amigo Shumacher.

Y en esta carrera de este Domingo de madrugá, la afición también vio toda la carrera y no dejó la tele, incluso cuando vio que el Renault de Alonso volvía a ser la tortuga a la que ya nos tiene acostumbrados.

La verdad es que creo que al final todo es cuestión de marketing.

Porque qué mejor para un deporte, que tener un equipo contra el que la gente de todo un país se pueda enfrentar. Construir un personaje con el que se consiga que toda la afición se una para bien o para mal.

renault_2009-R29-Formula-1-Car-004_1 copia Con Alonso se ha conseguido que todos quieran que gane, con Hamilton lo contrario. Y lo bueno de esto es lo han hecho tan bien, que da igual que hagan lo que hagan, puesto que todas las posibilidades que se puedan dar mantendrán a los espectadores pegados al televisor.

Y el haber conseguido a un tipo tan joven como Hamilton, le asegura a este deporte que al menos en España, habrá una legión entera de seguidores que se mantendrán frente a la tele solo para ver como Hamilton pierde todas las carreras posibles. Y nos dará igual que gane Alonso o Massa, que Alonso se retire o no, con que el apoderado de Dennis pierda…

MCLAREN F1Y eso me hace muy feliz, porque no tener que estar dependiendo de que un preferido tuyo gane, para poder asegurarte las ganas de ver el próximo Domingo la carrera, te quita un gran peso de encima.

Ahora la Fórmula Uno ha llegado de nuevo, con sus minifaldas, sus circuitos, sus accidentes, sus protagonistas, pero sobre todo y lo que más le alegra a uno, con un tipo como Hamilton, que será todo lo odiable que queramos, pero al que no le podemos negar que es una máquina de correr y un nuevo equipo como el del incombustible Ross Brawn, que ha pasado de hacer ganar a Ferrari, ha hacerlo con su propio equipo de un solo patrocinador.

Y eso que soy Alonsista, pero al Cesar lo que el del Cesar y a Dios lo que le per toque. Y que viva este deporte, pues ha conseguido como todos los deportes de conjunto, lo que ningún político pudo, unir a todo un país entorno a un solo objetivo; el simplón deseo de que Hamilton se estrelle, eso sí, sin que le pase nada de nada.