El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos diarios: 03/26/2009

Cosas que hacemos mal al crear nuestro blog.

Hay una cosa que todo bloguer tiene que tener clara a la hora de iniciarse en esto de los blogs. De todo aquello que pueda aparecer en la portada del mismo, lo más importante y por descontado lo que hará de vuestro blog una visita obligada para unos cuantos futuros amigos, es un buen contenido.

Por ello cuando confeccionáis vuestro blog, las entradas deben ser la parte más importante, seguidas por un buen menú o nube de etiquetas y acabando por una apariencia agradable. Hay unas cuantas cosas que hacen que vuestros blogs sean difíciles de ver y esta es solo una lista orientativa que nada tenía que ver con lo que quería escribir, pero que ha nacido sin más pretensión que la de ayudar, a la mayor parte de gente posible, a hacer más amistosos sus blogs a los ojos de quienes no están acostumbrados a estos.

limpieza de plantillas

Espero que no toméis esta entrada como un ataque a vuestros blogs. Sin duda nunca fue mi intención y por supuesto, que quede claro que cada uno con su blog hace lo que le de la gana. Ni más ni menos. Os dejo con la pequeña lista.

Una cabecera extremadamente grande.

Las cabeceras que ocupan más del 40% de la pantalla del visitante, obligan ya de por si al mismo a tener que ir a al barra de desplazamiento de la derecha para poder llegar al contenido. Por ello, la cabecera no debe nunca superar la cota del 30%.

Una presentación justo debajo de la cabecera.

Hay muchos blogs que erran al creer que poniendo una superanuncio, o una imagen, o una bienvenida justo entre la cabecera y las entradas, los lectores le prestarán atención. Se equivocan, pues con esto ya obligan al lector a volver a mover la barra de desplazamiento derecha para llegar al contenido. Lo importante, el contenido, debe estar visible a primera vista. Las segundas oportunidades no existen en las visitas, y si esta se va, probablemente no sepa volver.

Fondos con movimientos.

Los textos deben estar siempre escritos sobre fondos monocolores. No valen imágenes animadas ni multicolores. El texto que está superpuesto a movimiento se hace ilegible para los lectores. Además, al lector le das a entender que el contenido no es lo más importante en tu blog, si no lo bonito que queda. Y esa es una percepción que matará nuestro blog a largo plazo.

Letra excesivamente pequeña, o de una fuente demasiado rebuscada.

No debéis olvidar que en los blogs se escribe. Esto nos recuerda que las letras deber tener un tamaño acorde para poder ser leídas. Entre el size=13 y size=16 está bien. Las menores o mayores hacen de la lectura más un suplicio que un placer. Además, la fuente de la letra debe ser una más o menos estándar, es decir, las que vienen por defecto en todas las plataformas: Arial, Georgia, Trebuchet, Courier, Times y Verdana. Con estas no tendréis problemas para que la gente os lea sin dificultad. Y como ya todos sabemos que lo importante es nuestro contenido…pues una batalla que tendremos ganada.

Sidebar demasiado recargada.

Normalmente de esto pecamos todos, puesto que el que más y el que menos, se ve obligado a tener que hacer limpieza de la barra lateral de vez en cuando.

Una sidebar demasiado recargada retrasa la carga del blog. Esto además de ser un inconveniente, es una lata para quienes sí llegaron a descubrir tu contenido, puesto que para poder leer sin que la pantalla de saltos, debemos esperar a que la carga finalice. Y eso siempre y cuando una imagen no falle y la página no llegue a cargar.

El problema viene cuando nosotros somos de esos seguidores empedernidos de memes y demás premios, que nos obligan a colocar los susodichos en la barra. Si tenemos la suerte de que no nos manden muchos memes, no tendremos problemas, pero si da la casualidad de que de un día para otro nos hacemos muy queridos por nuestros lectores, los memes nos llegarán en oleada, y la barra verá incrementado exponencialmente el número de imágenes y enlaces que allí aparecen.

Una buena solución para esto, es crear lo que he visto en algunos lugares y que yo utilizo para el blogroll, una página de premios. Con ello podemos colocar todos los banner, premios y demás mimos que la gente nos regale en una sola entrada, que a su vez estará enlazada desde la sidebar para que quien quiera verlos se pueda recrear en ellos. Con ello conseguiremos aliviar la sidebar y la carga del blog. Habremos matado dos pájaros de un tiro.

Footer demasiado extenso.

Para los que no sepan que es esto, les diré que el footer es la parte de abajo del blog. Si bajáis la barra del explorador hasta abajo del todo, veréis que en muchos casos hay gadgets que nos permiten tener alojadas herramientas de seguimiento del blog. Algunos, creyendo que hacen liviana la página, optan por quitar elementos de la sidebar y alojarlos allí. Esto es también un error, puesto que deben ser cargados de la misma forma y el problema persistirá.

Todo lo que aparezca tanto en la sidebar como en el footer debe estar puesto pensando en los lectores. Todo lo que aparezca en el blog debe ir encaminado a que el lector sea capaz de llegar a cualquier punto del blog por si mismo y sin muchas dificultades. Ni el footer ni la sidebar tienen porqué tener ninguna herramienta imprescindible para nosotros. Somos los administradores, no necesitamos de atajos, el atajo somos nosotros.

No tener un verdadero lugar en el que informarnos sobre el autor del blog.

Esto es algo que a muchos no les gusta hacer y que yo respeto profundamente. Pero recordemos que para saber si un bloguer nos inspira o no confianza, debemos ser capaces de saber algo de él. Tanto si firmamos con un pseudónimo, como con nuestro nombre real, la inclusión de una pequeña presentación explicándole al lector el porqué del blog, o las metas que te has propuesto con él, facilitarán que este humanifique el blog y lo dote de tu personalidad para poder asimilar todo lo que en él expongas.

Con esto de escribir sobre nosotros, no me refiero a dar nuestro verdadero nombre o exponer nuestra imagen a la luz pública. Un simple relato a modo de presentación, sin demasiados datos personales, pero con una idea clara de hacer amistoso el paso del lector por el blog, darán por bien cumplida la misión. Lo importante es no parecer distante, aunque lo seas, lo importante es que el lector no se sienta un simple mirón.

No tener una forma de contacto alternativa a los comentarios.

Muchas veces una duda, un aviso o un reproche, no es bueno dejarlos en un comentario a la vista de todos. Podrías perjudicar sin querer la imagen del autor, o tal vez quieras que la conversación se mantenga en el ámbito privado. Por ello debes incluir en tu blog una pestaña que nos lleve a tu correo electrónico. Con ello conseguimos abrir una vía directa con los lectores. Abrimos en realidad, una autopista libre de peaje. De esa forma los lectores tendrán esa privacidad que muchas veces necesitamos a la hora de conversar con las personas.

Pero si lo que pasa es que te resistes a dejar público tu mail, debes saber que tienes otra posibilidad. Por ejemplo el empleo de formularios de contacto. Con ello tu e-mail no es público pero la vía directa estará abierta. Desde luego este es un importante elemento del blog.

No tener un buen menú de navegación.

Los lectores del blog habrán visto que tras el desastre de esta semana con Skydrive, el antiguo Sitemap del blog, que hacía las funciones de menú del mismo ha desaparecido. En mi cruzada personal por eliminar cualquier tipo de elemento externo al blog, la solución del menú ha llegado de la mano de la nube de etiquetas. Ahora hay cuatro líneas, entre la cabecera y el inicio de las entradas, en las que aparecen casi todas las etiquetas con las que se han clasificado todos y cada uno de los posts.

Ahora si alguien quiere perder el tiempo por el blog, solo debe ir de etiqueta en etiqueta. Ahora todos tienen cualquier parte del blog a la distancia de un click. Hay muchas formas de hacerlo y la mía no tiene porqué ser mejor, pero lo que si que es cierto, es que la ausencia de un buen menú en el blog es un lastre más que un beneficio. Y por si te lo pensaste, el archivo del blog no sirve para este menester.

Música en el blog.

Es este tema no hace falta enrollarse mucho. Cuando entro en un blog que pone música, lo primero que hago es buscar el reproductor para apagarlo. La música me la pongo yo en mi PC. Además recordemos los tempos de carga del blog, el reproductor es un lastre grandísimo.

Y ya creo que paro.

Estos son una serie de consejos básicos para hacer del blog un lugar amigable. No pretendo que todo el mundo lo siga a pies juntillas, pero si que recapaciten sobre la conveniencia o no de tener el blog recargado y falto de personalidad. Ella, la personalidad, es algo que se consigue a base a aporrear el teclado y dejarse las ideas en él. Un banner, un Gif o un tipo de música lo puede poner cualquiera. Un texto escrito y desarrollado para que llegue al punto concreto que queremos que llegue solo está en nuestras manos.

Y será cuando los lectores perciban que algo ha sido escrito para que sea leído, cuando se dignarán a posar la mirada sobre él y ya no verán un Gif o una música, si no alguien que ha intentado, aunque no lo haya conseguido, decir algo que necesitaba que otros leyeran.

Los blogs son conversación, pero para que esta se produzca, nosotros estamos obligados a mucho más que a limitarnos a escribir cuatro líneas, estamos obligados a facilitarla. Y desde luego, esto no se consigue ocultando el contenido del blog entre elementos que no dicen exactamente nada de lo que intentamos transmitir, si no magnificando nuestro mensaje y haciéndolo bien visible incluso para ojos poco acostumbrados a este tipo de publicaciones.

Recordad, los blogs y la conversación nunca pueden estar reñidos.

La imagen en los blogs

Hoy no sabía de qué hablar. Bueno si, hay multitud de noticias sobre
las que dar opinión, pero a veces creo que tanto opinar también puede
ser malo. El caso es que en plena sequía de ideas, esta semana está
siendo el no va más, uno se ha parado a pensar y ha reconocido un tema
del que podía hablar simplemente mirándose a sí mismo.

Fijémonos en el blog esta semana.

En plenas votaciones del CETH IV,
ha servidor no se le ocurrió otra idea que dar rienda suelta a su
capacidad para darse trabajo e inventarse, de motu propio, lo del Bloguer Invitado.
Ya se que eso no da trabajo, pero bueno, el caso es siempre poner algo
en el blog para que la gente participe, y eso queramos o no algo de
trabajo si que da.

Y tras ponerlo todo en marcha y tener toda
la semana libre para ponerme a escribir opiniones sobre los más
diversos asuntos, va y el blog se queda paralizado, cual niño ante una
sábana parlante, y ese momento de respiro se diluye como sal en el mar,
mientras vuelve la trabajosa tarea de lidiar con plantillas, Htmles y
enlaces varios, esperando que nadie llegue a extrañar nada mientras
dura la transición.

Y el caso es que yo no quería pero el cambio ha sido necesario, como he dicho esta mañana,
por haberme dado cuenta de la excesiva dependencia del blog de agentes
externos, como el Skydrive, lugar donde tengo alojados la mayoría de
scripts.

Y entonces han llegado los comentarios de siempre.

Esos
que cada vez que cambio algo me recuerdan lo poco que me aguantan a mi
las plantillas en el blog. Esos en los que se dice que esta plantilla
está que se sale, los que apoyan la sencillez y simplicidad en los
blogs, e incluso los que simplemente dejan caer una observación, como
quien no quiere la cosa y que dice mucho más de lo que ellos creyeron,
al estilo de ¡Y no paras!

E incluso los hay que como yo,
saben que su palabra y su blog están reñidos. Son partícipes de mi
sufrimiento, pues reconocen sin vergüenza en un comentario, que a ellos
les pasa lo mismo que a mi. Comienzan con una firme convicción de
mantener una plantilla limpia, pero el paso de las semanas va agregando
a la sidebar más y más cacharros que la hacen difícil de mirar.

Y no somos nosotros los culpables.

No
señores. El culpable es este bicho que tenemos dentro que se llama
bloggin, y su otro compañero de fatigas, el llamado creatividad. Porque
para armar y desarmar la plantilla un millón de veces, seguir en la
brecha sin cansarse y recaer en los mismos errores para volver a tener
que rehacerla de nuevo, para eso señores míos hay que tener de eso y
mucho más.

No nos engañemos, si eres de los que les gusta tocar
su plantilla. De los que no tienen miedo a perderlo todo, por culpa de
no acordarte que tenías que guardar antes de darle al Enter. De los que se pueden pasar horas buscando ese maldito div
desaparecido en combate. De esos a los que los tutoriales no les dan
todas las respuestas y tienen que intentar adaptar sus resultados a lo
que les gusta. Si eres de esos a los que ver la plantilla siempre igual
les aburre, entonces amigo mío, tú nunca te aburrirás de bloguear.

Y
es que no hay mejor forma de hacer que te vuelva la inspiración, que
destruir sin querer todo el trabajo que hiciste hace unos meses para
armar tu plantilla y volverla a rehacer desde cero. Porque cuando has
acabado esa agotadora tarea, te sientes como cuando abriste por primera
vez el blog. Sientes que de verdad tú eres el dueño del blog.

Por ello no me canso de cambiar la plantilla.

Y
ya se que hay muchos que dicen que el blog tiene que estar asociado a
una imagen, o a un logo, o a una plantilla, o a un autor. Pero es que
yo no soy de ese tipo de bloguers. Y creo que los lectores del blog
tampoco son de ese tipo. Porque a ellos no les importa qué apariencia
tenga el blog. Ni con qué nombre firme los posts. Ni si quiera critican
tanto cambio de plantilla. Ellos simplemente vienen a leer unas letras,
a participar en unas iniciativas y se olvidan de todas esas cosas que a
muchos hacen perder el sueño.

Yo soy un bloguer poco usual.

Soy
un culo de mal asiento. Incluso cuando no tenía mi propio dominio, iba
saltando de plataforma en plataforma. Pero es que así soy yo, no lo
puedo remediar. Y de lo que estoy agradecido de verdad, es de saberme
leído por multitud de personas, que aún a sabiendas de mi falta de
constancia, de mis arranques de opiniones radicalizadas y de los
continuos cambios a los que los someto, siguen aquí al pie del cañón y
vienen todos los días a mi pisito para ver como estoy, qué digo, que
hago e incluso que he destrozado hoy.

Porque amigos míos ahora en serio, ¿Qué hay mejor que saber que vas a visitar un blog que puede que no reconozcas a la primera?

Yo si que os reconozco a todos, menos cuando os decidís por comentar con varios nombres ¿eh Vitalnn?.
Y por eso se que puede que esté perdiendo muchas visitas, esas no
llegan a asociar el blog con una imagen, pero es que la imagen del blog
no es mi plantilla, si no lo que escribo en él. Por tanto adiós amigos
que solo ven plantillas y bienvenidos lectores de verdad.