El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos diarios: 03/17/2009

Querido amigo Bloguer

Querido amigo sin rostro, hoy he decidido dedicarte esta entrada, para decirte lo mucho que significa para mi el que estés aquí a mi lado. Hoy he decidido dedicarte esta entrada, para agradecerte esos momentos perdidos en la lectura de los desvaríos de alguien, a quien solo conocerás a través de una simple bitácora.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA         Cada vez que comienzan las votaciones del CETH el trabajo se me amontona.

Normalmente los tres primeros días de votaciones son un sinvivir. Los correos, el recuento de votos, el trabajo de responder mails y que estos no sean mecánicos. La personalización, al fin y al cabo, de todas las respuestas a vuestras dudas. Es un duro trabajo que se alarga un poco en el tiempo, pero he de reconocer que aunque duro, también es gratificante.

Uno suele tener una percepción bastante errónea de la capacidad de convocatoria que tiene. Solo hay que ver la cantidad de votos ya emitidos en los dos primeros días de votaciones. Pero no es a eso a lo que yo pretendía referirme. Quería referirme a toda esa gente sin blog que es capaz de perder su precioso tiempo en participar en estas iniciativas.

Se podría decir que los votantes sin blog son los más desinteresados de todos.

Un bloguer sin blog no se hace publicidad mientras vota, puesto que no hay nada que publicitar salvo su nombre. Y he de reconocer que aún cuando su voto exige mucho más trabajo que el de los demás, recordemos que deben escribir un correo para validar sus votos, la cantidad de gente que lo hace se incrementa día a día.

Me gusta cuando se sorprenden de que les mande un correo agradeciéndoles el voto. Me gusta cuando agradecen que no sea un correo tipo el que se lo agradezca, y si una persona de carne y hueso. Para ellos he de decirles que esto mismo con mil correos diarios sería imposible. No somos tan importantes en la blogosfera como para tener que depender de un robot para que conteste los mails en nuestro nombre, de momento nos bastamos nosotros.

Y recordemos también a los que deciden, aún sin blog, dejar escrita su historia aquí para que aparezca en el concurso, y los demás puedan sumergirse junto a ellos en sus fantasías particulares. Ellos no buscan visitas, solo desean participar.

Del paso de participar sin blog, también pasamos a la increíble sorpresa de ver cómo el bloguer sin blog decide abrirse el suyo propio. Hay algunos ejemplos de ello y otros que ya han prometido abrírselo para la próxima edición.

gracias copia También hay que reconocer el gesto de todos esos participantes que edición tras edición deciden participar con su propia historia.

Esos grandes amigos de este blog, que con sus enlaces hacia la iniciativa, la hacen visible a todos sus lectores. Esos grandes amigos, que edición tras edición, deciden dejar su granito de arena para que esta siga su marcha triunfal. Esos amigos, que llenan de fantasía cada certamen y arrastran voluntariamente a todos sus lectores hacia aquí. Esos, a los que hay que agradecerles que el concurso aún siga vivo.

Agradecer el trabajo que realizan a todos esos bloguers, con y sin blog, que se pasean por cada una de las historias y las comentan. Agradecer que les recuerden a los autores que participan en un concurso, del que ya se han olvidado por tener este un periodo de inscripción demasiado largo. Agradecer ese aluvión de comentarios en decenas de entradas. Agradecerles que hagan un hueco en su agenda, para poder cumplir con el objetivo final del concurso, la conversación.

Saludar a los que con sus blogs ya conocidos, ayudan a otros que lo son menos, a tener sus primeras visitas de calidad.

Porque en cada edición llegan aquí más blogs que son jóvenes. Blogs que desean ser leídos, pero que aún no existen para la blogosfera. Blogs que viven en el sinvivir de no saberse leídos por muchos.

Para ellos, participar en esta iniciativa suele ser una gran oportunidad para atraer lectores hacia sus blogs. Recibir los primeros comentarios, sentirse leídos de verdad, comenzar a tejer su propia microsfera particular.

Esos son los blogs más importantes de todos los que participan.

Cada vez que veo como se alegran y sorprenden porque alguien les comenta, recuerdo cómo me sentía yo al principio y lo disfruto como si fuese el protagonista. Pienso en el bien que me habría echo a mi, el tener una oportunidad de estas al comienzo de mi blog. En el gran espaldarazo que para algunos supone un simple comentario. Y más que el primero, recibir el segundo en otra entrada diferente. Sentirse parte de la blogosfera de otro, sentirse leído y en la posesión de algo que otros desean leer.

El objetivo de todo blog que participa en el CETH es el de ser leído.

Es cierto que yo no me paso por todos los blogs que participan. No voy a decir que los leo todos y que los visito asiduamente. Es mentira y además imposible. Suelo leer las historias que se presentan y después todo depende de la forma de escribir en su blog, de la temática que tenga y de que me enganche al final.Tengo cerca de tres cientos blogs en mis feeds y leerlos a todos es materialmente imposible.

Pero mi ausencia la reemplazan todos esos bloguers que, compartiendo la misma temática de otros, se hacen visitantes permanentes de ellos y viceversa. No está echo el concurso para que yo os visite a todos, si no para dar la oportunidad a todos de ser visitados por muchos. Y eso pasa sin que yo tenga nada que ver.

Cuando tengáis visitas gracias a vuestra participación en el concurso, no me lo agradezcáis. Yo no hice nada salvo poner un simple enlace. La historia, vuestras visitas, los comentarios que dejasteis en los otros blogs, todo eso es obra vuestra. Aquí solo hemos abierto un enlace hacia vuestro portal, y vosotros habéis puesto la mampostería, el tabicado y el amueblado. Vosotros habéis construido ese recibidor en el que esperáis a vuestros visitantes. Vosotros habéis echo todo el trabajo.

gracias 2 Así que gracias a todos.

Gracias a las visitas que me dais, a las que les ofrecéis al resto de participantes, a las que repetís unos días después, al buen rollo que reina en el concurso, a la desinteresada forma de dar los votos.

Gracias a todos los que aún sin votar, deciden visitar tres o cuatro historias. A todos los que aún sin saber como se comenta en un blog, se pelean y preguntan sin miedo para poder hacerlo.

Gracias a todos esos que vieron el concurso demasiado tarde. Tranquilos amigos míos, el CETH V dará comienzo dentro de un mes, así que vuestra oportunidad estará servida.

Y finalmente gracias a todos esos que han echo publicidad del blog. A Opaíto, por ofrecer uno de sus cuadros como premio para el ganador. A todos los que han publicitado en sus blogs el concurso. A todos los que le han dedicado una entrada. A todos los que con su trabajo, ofrecen lectores al resto de participantes.

A todos, lectores asiduos y ocasionales, mil gracias por vuestra participación. Un abrazo para ellos y dos enormes besos en las mejillas para ellas.