El Mosquitero

Un bloguer-camionero. Sin más…

Archivos diarios: 04/30/2008

Los preservativos Catalanes

He recibido vía mail un documento de incalculable valor, en el que se relata como la Generalitat Valenciana le vendió a la Catalana cien mil condones para el posterior apogeo sexual de dicha comunidad autónoma.

El caso es que un día estaba el Presidente de la Generalitat Valenciana tomándose un refresco en lo alto de Micalet, cuando del bolsillo de su americana tronó el himno de la Comunidad Valenciana anunciándole que al teléfono alguien le requería.

Al otro lado del teléfono se encontraba Montilla, Presidente de la Generalitat Catalana, que desesperado ante el cierre de todas las fábricas de condones en su comunidad, se encomendó a la buena voluntad de Valenciano, para dar solución a la acuciante crisis amorosa que su territorio estaba a punto de sufrir. Así que se dispuso a proponerle el extraordinario pedido al Valenciano, a sabiendas que ante tamaño negocio la respuesta sería afirmativa.

Tras realizar el pedido y ante la no sorpresiva respuesta afirmativa del Valenciano, el Catalán decidió tentar de nuevo a la suerte y pedir un par de cosas más. Dos cosas que dejaron al Valenciano con la mosca detrás de la oreja y que fueron tan sorprendentes como faltas del más mínimo rigor científico:

  • Que todos los condones midieran 26 cm de largo.
  • Que todos los condones midieran 6 cm de diámetro.

Ante semejante demostración de ficticia virilidad al Valenciano se le cayó el pelo de golpe y dudando sobre qué responder aseguró al Catalán que estudiaría esas dos condiciones con el fabricante y le daría una respuesta lo más pronto posible.

Un par de días después El Presidente Valenciano llamó al Catalán y le dio respuesta afirmativa tanto al pedido como a las condiciones de largura y anchura de los condones pedidos, por lo que se despidieron sin más y se desearon una feliz legislatura.

Una vez acabada la conversación, al Valenciano le pareció que el Catalán se estaba cachondeando de él con esas dos condiciones y decidió hacerle una visita al fabricante para saber si esas medidas eran estándares o simplemente se las había dado para crear una falsa imagen de extrema virilidad. El fabricante, perplejo como él ante tamañas dimensiones, le dijo que sería extraño que tanta virilidad hubiese pasado desapercibida para los científicos del mundo.

Ante dicha respuesta, el Valenciano le pidió un favor al fabricante: “Si puedes, en cada caja de condones pones esta leyenda, así estaremos todos contentos”. Y acordando esto se despidieron.

¿Sabes qué leyenda es la que Camps le pidió al fabricante? Aquí te la dejo:

Los preservativos Catalanes

He recibido vía mail un documento de incalculable valor, en el que se relata como la Generalitat Valenciana le vendió a la Catalana cien mil condones para el posterior apogeo sexual de dicha comunidad autónoma.

El caso es que un día estaba el Presidente de la Generalitat Valenciana tomándose un refresco en lo alto de Micalet, cuando del bolsillo de su americana tronó el himno de la Comunidad Valenciana anunciándole que al teléfono alguien le requería.

Al otro lado del teléfono se encontraba Montilla, Presidente de la Generalitat Catalana, que desesperado ante el cierre de todas las fábricas de condones en su comunidad, se encomendó a la buena voluntad de Valenciano, para dar solución a la acuciante crisis amorosa que su territorio estaba a punto de sufrir. Así que se dispuso a proponerle el extraordinario pedido al Valenciano, a sabiendas que ante tamaño negocio la respuesta sería afirmativa.

Tras realizar el pedido y ante la no sorpresiva respuesta afirmativa del Valenciano, el Catalán decidió tentar de nuevo a la suerte y pedir un par de cosas más. Dos cosas que dejaron al Valenciano con la mosca detrás de la oreja y que fueron tan sorprendentes como faltas del más mínimo rigor científico:

  • Que todos los condones midieran 26 cm de largo.
  • Que todos los condones midieran 6 cm de diámetro.

Ante semejante demostración de ficticia virilidad al Valenciano se le cayó el pelo de golpe y dudando sobre qué responder aseguró al Catalán que estudiaría esas dos condiciones con el fabricante y le daría una respuesta lo más pronto posible.

Un par de días después El Presidente Valenciano llamó al Catalán y le dio respuesta afirmativa tanto al pedido como a las condiciones de largura y anchura de los condones pedidos, por lo que se despidieron sin más y se desearon una feliz legislatura.

Una vez acabada la conversación, al Valenciano le pareció que el Catalán se estaba cachondeando de él con esas dos condiciones y decidió hacerle una visita al fabricante para saber si esas medidas eran estándares o simplemente se las había dado para crear una falsa imagen de extrema virilidad. El fabricante, perplejo como él ante tamañas dimensiones, le dijo que sería extraño que tanta virilidad hubiese pasado desapercibida para los científicos del mundo.

Ante dicha respuesta, el Valenciano le pidió un favor al fabricante: “Si puedes, en cada caja de condones pones esta leyenda, así estaremos todos contentos”. Y acordando esto se despidieron.

¿Sabes qué leyenda es la que Camps le pidió al fabricante? Aquí te la dejo: